Crédito fotografía: 
Twitter Team Chile
La tenista chilena y su compañera Desirae Krawczyk derrotaron al binomio conformado por Nicole Melichar y Iga Swiatek.

La chilena Alexa Guarachi y la estadounidense Desirae Krawczyk rebajaron las aspiraciones de la jugadora del momento, la polaca Iga Swiatek, a la que dejaron fuera de la final de dobles de Roland Garros al vencerla, junto a su pareja estadounidense Nicole Melichar, por 7-6 (5), 1-6 y 6-4 en 2 horas y 28 minutos.

Swiatek ya se clasificó el jueves para disputar a sus 19 años la final individual ante la estadounidense Sofia Kenin, de 21, y pretendía convertirse en la primera mujer desde la francesa Mary Pierce en 2000 en ganar el Abierto de Francia tanto en individual como en dobles.

Pero este viernes Guarachi y Krawczyk se lo impidieron, al tiempo que se consolidaron como pareja de dobles con su primera final de Grand Slam.

Sus rivales serán unas jugadoras mucho más expertas, la húngara Timea Babos y la francesa Kristina Mladenovic, segundas cabezas de serie y defensoras de la corona, que derrotaron a las checas Barbora Krejcikova y Katerina Siniakova por 6-2, 4-6 y 7-5 en 2 horas y 29 minutos.

Swiatek asumió en la semifinal un protagonismo a ratos excesivo, acaparando el juego tanto desde el fondo de la pista como en la red, lo que la llevó a alternar golpes incontestables con fallos de precipitación. Solo cuando ajustó su juego al de Melichar fueron por delante en el choque.

Guarachi y Krawczyk protagonizaron en la primera manga una salida tan irregular como meritoria fue su posterior remontada, que las llevó del 2-5 abajo a la victoria por 7-6 (7-5). Por el camino, la chilena estuvo soberbia con el saque y se llevaron en blanco el juego casi decisivo que las puso 6-5 por delante.

Swiatek encontró por fin el equilibrio con su compañera en un comienzo arrollador del segundo parcial. Rompieron para 3-1, de nuevo para 5-1 e igualaron el choque sin dar opción alguna de reacción a la pareja rival.

La tercera manga fue la locura, con seis roturas consecutivas hasta que Guarachi y Krawczyk mantuvieron su saque para el 5-4. Con la polaca al saque, la pareja que restaba se hizo de inmediato con tres bolas de partido y aprovechó la tercera para meterse en la final.

En una semifinal muy distinta entre las parejas campeonas de las dos últimas ediciones, Babos y Mladenovic comenzaron con clara ventaja gracias a los errores de Sikianova, incapaz de mantener su saque hasta el 2-2 de la segunda manga.

Tras el 6-2 de la manga inicial, la reacción de Sikianova dio alas a la pareja checa, que optó por llevar el juego a peloteos largos, con la francesa como objetivo. El segundo set se les puso de cara con una rotura para 4-3 y no desaprovecharon la oportunidad de empatar el choque.

Los juegos de hasta 9 minutos con sucesivas ventajas para cada pareja prolongaron el discurrir del tercer set y el desenlace del partido. Con una cesión de saque por bando, las defensoras dispusieron de un primer punto de partido al resto con 5-4, que desperdiciaron con una devolución larga de la francesa. Las checas se defendieron con uñas y dientes antes de entregar el puesto en la final a la quinta bola de partido.

Babos y Mladenovic jugarán por su cuarto título de Grand Slam como pareja, tras los logrados en Australia en 2018 y 2020, y en Roland Garros en 2019.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día