• Mauricio Salazar vuelve a los pastos de La Portada, pero en esta oportunidad para dirigir los destinos de la Comisión de Fútbol Joven de Club Deportes La Serena. Está motivado y se le nota.
Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Mauricio Salazar, el goleador histórico de Deportes La Serena y uno de sus principales referentes, asume desde este lunes una responsabilidad donde el foco está puesto en los canteranos, que tal como él, sueñan con llegar a vestir la camiseta del cuadro granate y ser profesionales. “Mauro” nos cuenta de sus planes y además de cómo han sido estos dos últimos años lejos de las canchas.

El 27 de octubre de 2018, fue la última vez que Mauricio Salazar Durán vistió la camiseta más querida por él, la de Deportes La Serena, esa que lo formó como futbolista y por la que debutó el 27 de julio de 1997, cuando los granates cayeron por 0-3 ante la “U” en el estadio Nacional.

La tarde del adiós, aunque Deportes La Serena también perdió – curiosamente – ante Ñublense por 1-2, fue emocionante, pues recibió el afecto de las autoridades, de los dirigentes, y principalmente de los hinchas, que agradecieron sus 512 partidos jugados y sus 129 goles. Como testimonio concreto de ese cariño, la galería sur del estadio La Portada lleva su nombre.

De esa última vez, han pasado poco más de dos años, tiempo en el que el “Ingeniero” estuvo lejos del club de sus amores en lo institucional, pero muy cerca en el cariño, viviendo el ascenso de 2019 y vibrando con la campaña del cuadro granate, que de menos a más terminó por evitar todo riesgo de descenso.

Pero, lo que sin duda llegó como una grata sorpresa para el “capitán”, fue un llamado directamente desde la nueva administración de la institución, para así dar nuevo bríos a la cantera del cuadro serenense. Esto porque Mauricio Salazar Durán, con 41 años, asumirá como presidente de la Comisión Fútbol Joven, lo que enfrenta como una enorme responsabilidad.

Potentes desafios

Conversamos con él, en el mismísimo estadio La Portada, en la previa del compromiso de los “papayeros” con Universidad Católica, donde estaba en compañía de su hijo más pequeño, José Tomás, que está pronto a cumplir ocho años.

“Esta posibilidad surgió hace mucho tiempo, ya que los contactos comenzaron cuando Miguel Ponce llegó al equipo, momento en que se me pregunta cómo podría colaborar con la institución desde una vereda distinta. En lo personal, cortar el lazo con este club fue difícil, porque siempre he querido estar ligado al equipo, y fuimos llegando a la forma concreta de cómo poder lograrlo de una manera concreta. Quería desarrollar cosas nuevas para el club, hacer cosas que me gustan y ser un aporte real”, subrayó.

El cargo, en plenitud, lo asume desde este lunes 8, en un contexto complicado para el fútbol joven, porque debido a la pandemia no podrán participar todas las categorías. Solo podrán hacerlo dos desde abril. “Hay que preocuparse de los jóvenes, porque es importante definir cómo se va a enfrentar el fútbol joven y las competencias una vez que termine la pandemia. Paralelamente, tenemos que dar lineamientos para poder buscar jugadores, encontrarlos y subirlos al primer equipo, por eso la base deben ser los cadetes. Por eso, esperamos que los chicos que vayan llegando, estén bien preparados y puedan finalmente ser un aporte en el cuadro de honor”, subrayó.

A su juicio, esto apoyo debe ser amplio e integral, para que así los jóvenes que lleguen lo hagan con la menor cantidad de ripios posibles. “Todo esto requiere preocupación en materia de alimentación, salud y educación. Buscamos reorientarnos hacia aquello, es lo que quiero, para que ellos lleguen mejor preparados y puedan cumplir su sueño, tal como yo lo conseguí”, aseguró el “Ingeniero”.

Estrategias

Para poder rescatar las mejores experiencias, Mauricio Salazar pretende encabezar un proceso donde será esencial conocer el trabajo de otras instituciones emblemáticas del país. “Yo estuve desde los 17 años en el primer equipo. Entonces, mi experiencia no va por el lado formato, aunque sí en muchas oportunidades me tocó recibir a los chicos que venían desde las cadetes. Uno trata de aportarles, de enseñarles, pero no es lo mismo estar a cargo de un tema formativo, desde el principio”, subrayó.

Por esto, es que Mauricio Salazar se acercará  a instituciones destacadas en el tema formativo.  “Queremos ir a los mejores lugares donde uno puede nutrirse, aprender de aquello y tratar de implementarlo acá. Me aseguraron que tendremos facilidades para desarrollar nuestro plan, y una de las instituciones que visitaremos será Universidad Católica, porque nos interesa saber cómo lo hacen. También pretendemos ir a River Plate de Argentina, que también es un referente en esa materia. Tengo todas las posibilidades de desarrollarme y de aprender del fútbol formativo, porque así tenemos más opciones de tener chicos que nos puedan representar en una selección o pueden llegar a ser referentes del fútbol chileno. Esa es mi meta”.

Canteranos en la cancha

Mauricio Salazar ha estado muy atento al desempeño del primer equipo durante la temporada que ya termina. En ese contexto, destacan jugadores como Daniel Monardes, Vicente Durán, Felipe Brito, Alessandro Rizzoli o Javier Calderón, quienes han sido formados en CD La Serena y han destacado en el primer equipo. 

“Nuestra idea es que sean muchos más los jóvenes que estén presentes en el primer equipo. La idea es que los entrenadores tengan al menos cinco cartas con las que contar. La idea es que paulatinamente los equipos sean de casa, con jugadores identificados con la institución. Históricamente lo hemos hecho así, pero no podemos dejar de hacerlo, para que sigan saliendo muchachos de la región, dejando en lo alto a nuestro fútbol”.

El trabajo de Miguel Ponce

Respecto de la campaña de Deportes La Serena, que comenzó con grandes dificultades, pero que tras la llegada del técnico Miguel Ponce logró los resultados que necesitaban para permanecer en la Primera A, Mauricio Salazar señaló que la ha seguido al detalle. “Honestamente, yo veo todos los partidos y no me he desligado del club. Sentí que en la primera etapa (Francisco Bozán era el técnico) no jugábamos mal, pero los resultados no se nos daban. No podíamos concretar resultados en ciertos partidos, nos enredamos en la tabla y también en el VAR”, subrayó.

A su vez, el exatacante sostiene que “las contrataciones que se hicieron para el segundo semestre fueron muy buenas, refuerzos que ayudaron a darle más consistencia al equipo y conseguir los resultados que necesitaba. Ahora, sólo quedan dos partidos y esperamos seguir en Primera División, lo que también es importante para motivar a los chicos que vienen más abajo, porque hay una vitrina mucho más grande y además hay muchos más recursos disponibles, hay posibilidades de invertir”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X