• La estrella del Barcelona y el fútbol de Argentina, Lionel Messi, en el césped del complejo La Alpina.
  • En el hotel Serena Suite se hospedó el elenco trasandino, se convirtió en un bunker para la prensa y todo el mundo.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El delantero del combinado albiceleste fue una de las figuras del histórico torneo que involucró a la región y que por primera vez ganó la selección de Chile

Un 13 de junio del 2015, la ciudad de La Serena, en su renovado Estadio La Portada, hacía su debut como subsede en la edición histórica de la Copa América que terminó siendo ganada finalmente por la selección nacional que era dirigida técnicamente por el entrenador Jorge Sampaoli. El duelo entre las selecciones de Argentina y Paraguay, dio el vamos a la fiesta del fútbol que en esta ciudad se revolucionó con la presencia del zurdo argentino Lionel Messi.

Atrás habían quedado las complejidades que marcaron la construcción final del recinto deportivo cuyo aforo terminó ampliándose a un poco más de 18 mil espectadores. El hecho de ver al mejor jugador del mundo en el país, y en la región de Coquimbo,  en especial, hizo que las tres jornadas de fútbol que caracterizaron  a ese grupo se disputaran a tablero vuelto.

El combinado albiceleste que era dirigido por el tata Gerardo Martino, hizo que la prensa de todo el mundo se trasladara masivamente tanto  al campo de entrenamiento del complejo La Alpina, como al hotel Serena Suite donde se hospedaba la misión albiceleste.

A cinco años de ese momento único para el país, Carlos Erler, dueño junto a su familia del complejo deportivo La Alpina, recuerda que fue “una muy linda experiencia tanto en lo personal como en lo familiar” el torneo de selecciones, que demuestran que las alianzas “público-privadas” dan excelente resultado, “cuando existe la voluntad de cooperar y trabajar por un bien común”.

Tras un almuerzo familiar de ayer sábado, en la memoria de Carlos está fresco el hecho que Argentina, una vez que clasificó a la segunda fase del torneo, no se quiso cambiar de casa, “ellos debían partir y dejar atrás La Serena, pero se sintieron tan cómodos que decidieron quedarse más tiempo del programado”, recalca.

El complejo deportivo La Alpina, con sus tres canchas, no sólo recibió calificación 4 de FIFA de un máximo de 5 por el nivel de las instalaciones, sino que hizo de los jugadores, su verdadera casa, “realmente nos llevamos una grata sorpresa con Messi y la delegación en general de Argentina, ya que son muy disciplinados y ordenados, nada que ver con lo que se hablaba y comentaba”, precisa.

Hoy La Alpina que en algún momento cobijó a CD La Serena, mantiene su alto estándar, permaneciendo abierto a la comunidad como también para campeonatos infantiles y lugar de esparcimiento para los trabajadores de la compañía La Alpina, “antes de la Copa América lo habíamos proyectado como modelo de negocios y para traspasar a nuestra gente y asociados un lugar para la recreación y del deporte, así como en lo espiritual tenemos una capilla”, precisa Erler.

En cuanto al hotel Serene Suite, este debió ser acondicionado para que la selección argentina se sintiera como en casa  recibiéndolos con una gigantografía de los festejos de los trasandinos.

El  recinto habilitó sala de jacuzzi y sauna construidos con todas las exigencias, un lugar que entregó a quienes llegaban como subcampeones del mundo, un momento de relajo y confort, además de la gastronomía acorde a las exigencias de los deportistas.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X