• DUC en crisis: “La vida nos ha tratado mal”
    DUC en crisis: “La vida nos ha tratado mal”
Tras un inicio de ensueño, hoy la vida golpea fuerte al club y a su timonel, Mauricio Rivera, que hará todo lo posible para poder sostener a la institución en pie.
En novena posición (Grupo Norte de la Tercera División B), sin cancha para jugar y con un futuro no muy alentador, se encuentran los jugadores del DUC y principalmente su presidente y socio fundador, Mauricio Rivera. Es que el panorama en el Unión Compañías no es de los mejores. Y eso, claro está, tiene a todos muy preocupados.
Es que para el club no es un tema que recién hoy esté en la palestra. Al contrario, porque desde el día en que el sueño de tener un club se hizo realidad, en enero de 2014 -aunque un año antes se venía gestando la idea hace  de fundar un equipo que se identificara con la gente de Las Compañías- han tenido que luchar mucho para solventar los gastos del cuerpo técnico, principalmente, pero también el poder tener una cancha para recibir a los rivales. Y ni hablar de lo que han tenido que hacer para conseguir la locomoción para que se puedan trasladar a los viajes a la capital. Por eso, hoy el tema es complejo. Y así lo reconoce su timonel, que espera por un salvavidas.
 “La vida nos ha tratado mal, ya que ni cancha tenemos para jugar. No tenemos nada. En Serena Norte, donde estábamos jugando de local, ya no nos quieren arrendar, así que posiblemente tengamos que jugar en los Llanos, si sale todo bien, pero todo eso está en veremos. Lo que pasa es que no están las lucas para sostener el club, pero si lo traspasamos cambiaría la situación, pues el nuevo dueño pagaría las deudas y seguiría al mando”, contó Rivera, que ayer por la tarde-noche tenía una reunión con un privado para zanjar el tema de la institución. “Ayer tenía que finiquitar el tema con esa persona, o sí”, apuntó esperanzado.
Mientras tanto, y a la espera del siguiente compromiso -vienen de perder como locales por la cuenta mínima frente a Incas del Sur-, este fin de semana ante Club El Olam, donde esperan ya tener resuelto el tema de la cancha, “si Dios quiere”,  Mauricio Rivera confía en que las cosas puedan cambiar para bien.  Es que el equipo sigue entrenando bajo la dirección técnica de Pablo Véliz y con el preparador de arqueros Pablo Gálvez.
“Hoy ocupamos la novena posición en la tabla y clasifican los seis primeros, pero todavía nos resta jugar la segunda rueda, donde esperamos estar mucho mejor, porque el DUC necesita urgentemente ayuda de algún empresario. De privados. Pero hay conversaciones para poder traspasar el club, para tener más solvencia económica, así que en eso estamos. Confío en que todo pueda salir bien y ya en los próximos días tener una buena noticia, porque nuestra intención es que el club siga funcionado y que los jugadores puedan jugar sin problemas”, finalizó el compungido dirigente.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día