• Pía Viera, desde muy pequeña manifestó una técnica que en los entrenamientos se nota a cada paso. Hoy, sus metas son superiores.
Crédito fotografía: 
Héctor Leyton
Diario El Día compartió la jornada de entrenamientos con la jugadora y su familia, que también coincide con los sueños de esta promisoria futbolista: el de llegar a vestir algún día una camiseta profesional. La futbolista sostiene que siempre se ha sentido más cómoda jugando con varones, pues ahí puede perfeccionar su técnica y soñar con llegar, perfectamente, a las grandes ligas. Por algo es la primera jugadora en llegar a un torneo de la ANFA, instancia reservada sólo para varones.

Comienza la mañana en Ovalle y si bien el sol es más grato que en la zona costera de la región, estas últimas semanas no han dejado de ser frías pese a las mejorías en la temperatura.

El fútbol es uno de los deportes más populares de esta comuna y por ello es que existen gran cantidad de ligas rurales y además diversas instituciones deportivas que han intentado llenar el vacío que dejó la inactividad de Club de Deportes Ovalle: hablamos de Provincial Ovalle y el Club Social y Deportivo Ovalle, instancias que nacen de distintas naturalezas aunque con metas similares, uno en Tercera División A y otro en la B.

En ese contexto, estas entidades han puesto distintos énfasis en el deporte formativo, y es ahí donde surge un nombre que se ganó el respeto y el cariño del ambiente futbolístico en la capital del Limarí. 

Nos referimos a Pía Viera, ovallina, de sólo 14 años de edad y que poco a poco ha ido cosechando  éxitos. Cuando tenía apenas siete años, sus cercanos podían notar que tenía las condiciones para el balón. Ganas no le faltaban, sólo necesitaba la oportunidad para demostrar lo que tenía entre manos. Y pies.

Fue su propia madre, Jessica Oyarce, quien finalmente la llevó hasta las escuelas de fútbol municipales, donde dio sus primeros pasos. “Desde muy chica mostró condiciones y fue ella misma la que me pidió que le llevara, siempre lo hacía, insistía. De hecho, desde muy corta edad jugó con los niños e incluso solita se dedicaba a entrenar. Era muy empeñosa”.

La jugadora se ha acoplado muy bien con sus compañeros en la categoría Novatos. Pide la pelota y tiene personalidad.

 

Cuando comenzó a entrenar, rápidamente se notaron sus condiciones. Y claro, el gran problema no estaba en sus ganas de jugar, controlar bien el balón, de pedirla o ser protagonista: el asunto estaba en que no lograba encajar del todo en el fútbol femenino, que se caracterizaba más por ser algo tosco, y donde las chicas solían tratarse con bastante rudeza.

Es la propia Pía la que relata aquella situación.

“Primero comencé a jugar en Municipal Ovalle, cuando tenía como 7 u 8 años, primero en el equipo de los hombres, pero después comencé a hacerlo con compañeras porque así debe ser”, reconoció esta joven y entusiasta atacante que tiene como una de sus principales habilidades el balón detenido y la visión de juego cuando se acerca hasta el área enemiga.

Por eso, pese a estar jugando en la rama femenina del Club Social y Deportivo Ovalle, no temió en asumir una nueva responsabilidad y buscar otros horizontes. Ella lo ambicionaba con justificadas razones.

LOS SUEÑOS SE EMPIEZAN A CUMPLIR

Lo cierto es que para alcanzar esas aspiraciones, primero debió soportar la cara de interrogación de algunos directores técnicos que de buenas a primeras no confiaron en la posibilidad de que una mujer comenzara a pisar fuerte sobre los pastos limarinos, pero ella demostró con fútbol que lo suyo no era una quimera.

Quien la conoce desde muy pequeña es Ángel Cortés, director técnico del equipo de la serie Novatos del Club Social y Deportivo Ovalle. Por cuestiones de edad ya no puede jugar en el primer equipo del CSDO, pero se le delegó la responsabilidad de entregar su experiencia en esta categoría más joven del cuadro limarino.

Sabe del talento y la disposición de Pía, por ende siempre la respaldó en su objetivo de jugar,  tras sumarse en forma exitosa a los entrenamientos de los Novatos. Pero otra cosa era buscar un lugar en el equipo que es el símil de los Sub-15 en el caso de los equipos profesionales.

“Ya sabíamos que tenía la intención de jugar en equipos masculinos y era su deseo, pero no era llegar y jugar, aunque ya lo había hecho en entrenamientos con nosotros. Debía realizarse una solicitud que debía ser avalada por las autoridades deportivas”.

Y en efecto, fueron las autoridades del club las que debieron elevar una solicitud a la Asociación Nacional del Fútbol Amateur (ANFA), para que aceptaran su ingreso a esta serie. Hasta que llegó el minuto y la respuesta definitiva. Pía fue aceptada. Un momento de alegría que rápidamente trajo la mesura.

“Yo estaba muy contenta, fue un momento muy especial, pero ahí recién comenzaba todo. Debo reconocer eso sí que en un principio estaba bastante nerviosa por esta situación, porque no sabía cómo iban a reaccionar mis compañeros de equipo. Al principio creo que no fue fácil ni para ellos ni para mí, pero rápidamente me fui adaptando”, comentó.

Su entrenador, Ángel Cortés, de todas maneras admite que el nivel de exigencia es parejo para todo el plantel, lo que nosotros pudimos comprobar en nuestros entrenamientos. “Acá no hay diferencias y ella sabe que es así. Por eso tampoco se frena ante las órdenes o instrucciones que nosotros le damos”, subrayó.

La relación que tiene con sus compañeros de equipo ha sido un pilar fundamental para ir adaptándose a una realidad que espera le sirva como una gran plataforma.

Lo importante es que el apoyo familiar y de su entorno siempre ha estado. Eso lo ratifica su mamá, Jessica Oyarce. “Desde siempre le hemos entregado nuestro apoyo. Y una vez que empezó a jugar, con mayor razón venimos como familia a verla entrenar y sobre todo cuando son los partidos, pues tenemos la expectativa de que sea considerada entre los once titulares. Tenemos la convicción de que le irá muy bien”, reconoce su progenitora, que habla de sueños, al igual que todo su entorno.

Cabe destacar que la llegada de Pía a la categoría Novatos del CSDO no ha sido un saludo a la bandera. Por el contrario, pues ha participado en los partidos que ha disputado esta serie durante la presente temporada, donde el Club Social y Deportivo Ovalle ha ganado en cinco ocasiones, de un total de 5 partidos disputados. Cabe destacar que en esa liga, que no tiene nada de suave, dicen presente equipos como el Rodelindo Román de Arturo Vidal; Tricolor de Paine, Quilicura Unido o Macul, entre otras instituciones muy respetadas en esta categoría.

Lo cierto es que en la natural autoexigencia, también asoma un deseo genuino de llegar a las grandes ligas.

Quien también reconoce el trabajo y el talento de “La Pía” es el entrenador del primer equipo del Club Social y Deportivo Ovalle, Juan Carlos Ahumada.

“Nosotros tuvimos la posibilidad de verla desde muy chica y siempre mostró entusiasmo, ganas de jugar. Creo que la clave ha sido su constancia y la personalidad, que es algo que no siempre es posible encontrar en los deportistas chilenos. Y así, poco a poco se fue ganando un espacio que también marca una antecedente importante para que otras mujeres se ganen un lugar. Y además, se ha ganado el respeto de sus compañeros”, aseguró el adiestrador, que por lo general tiene como permanente “sparring” para el primer equipo a la serie Novatos, donde ésta crack ya empieza a lucirse. Así, los jóvenes se miden ante futbolistas más experimentados, lo que también fortalece el trabajo de Pía.

BUENA ESTUDIANTE

Este 29 de julio, Pía Viera cumplirá 15 años de edad, por lo que asoma la necesaria inquietud de cuáles serán los pasos a seguir por esta futbolista, que si bien tiene las genuinas intenciones de entrenar y jugar en la serie Novatos, no cabe duda que su futuro debe ser el balompié femenino. Y ojalá en grandes ligas. 

Durante varias semanas del mes de julio no ha tenido necesidad de ir a su establecimiento educacional, el colegio de Administración y Comercio El Ingenio, del sector de Media Hacienda en Ovalle, pero no ha dejado de ir a entrenar. Es más, lo hace con más ganas.

Muchas veces no calza la imagen de buena deportista o de fan del balompié con una estudiante destacada. Pero Pía ha logrado compatibilizar todo aquello con bastante éxito. De hecho su promedio es de 6,2, lo que logramos verificar incluso con su madre.

“Si, es buena para el estudio, eso es indiscutible. Le va bien y por eso no tenemos nada que decirle. Ella solita se pone las pilas”, reconoció su propia madre.

Normalmente, Pía va al colegio en la mañana, luego almuerza y durante la tarde se dedica a entrenar, tanto con la serie femenina como con el equipo de Novicios. Y aunque parece que se hace una jornada un tanto extenuante, sostiene que le queda tiempo para todo. “Puedo estudiar, descansar, entrenar y todo lo que me propongo”, comentó a diario El Día.

Lo bueno es que detrás de la rutina hay otras metas y sueños. De hecho, actualmente su pololo es su gran respaldo, junto al de su familia. “Cuento con él. Es Kevin Molina, que además es mi compañero de equipo en Club Social en el equipo de Novatos. Es un gran apoyo”.

El respaldo de su familia  ha sido fundamental. En la imagen, junto con su madre Jessica, su hermana Consuelo y su sobrino Emiliano.

 

A Pía le gustaría dar un salto cualitativo, y si bien en un futuro próximo podría integrar fácilmente el equipo femenino sub-17 de CD La Serena o de Coquimbo Unido – cuando los piratas vuelvan a constituirse, por ejemplo –sus sueños son llegar a algún equipo capitalino, ojalá Colo Colo, del cual es hincha.

Reconoce que “me daría un poco de pena tener que dejar mi ciudad o mi casa, pero mi sueño es jugar fútbol y si es necesario, hay que hacer sacrificios”, comentó, mientras la acompañaba en las afueras de su colegio su hermana, Consuelo, de 24 años, y su sobrino, Emiliano. 

Otro de sus sueños es llegar a ser seleccionada juvenil y luego seleccionada adulta y seguir los pasos de la “Roja” adulta, que clasificó al mundial de Francia en 2019.

“Creo que nos marcan un camino para que nosotras sigamos adelante”, señaló.

Ella reconoce que gusta de nombres a nivel global como Paul Pogba, que llegó a obtener el mundial en forma impecable con Francia hace pocas semanas, y que a nivel femenino gusta de la buena pegada de Yessenia López, la “Paloma”, aunque su sueño es marcar un nombre propio en el deporte. Y a través de esta histórica llegada al fútbol de la ANFA, derribar variados mitos.

¿Lleva el talento en la sangre? No hay dudas, su familia es muy futbolizada y siempre ha vivido el deporte con mucho entusiasmo, sobretodo el balompié amateur. Consultando a Jessica, la madre de Pía, reconoció que “el papá jugó un tiempo, por ahí va la cosa. Pero Pía es mucho mejor”, reconoció entre risas. “Aunque se enoje mi marido”, agregó.

ABRIR PUERTAS

Pía sigue entrenando a diario, detrás de una sola meta, ser futbolista, pero cree que más allá del objetivo final, hay otra serie de antecedentes que se van marcando su destino. Uno de ellos, de gran importancia, está en la reivindicación de las mujeres  en el marco de uno de los deportes más machistas que haya concebido la mente humana, más allá de su atrapante popularidad como es el fútbol.

Cuando le consultamos si ya es tiempo de dejar de mirar a las mujeres “en menos” cuando se trata de jugar al balompié, Viera está convencida de que esta es una muestra de que es así.

“Estoy convencida de que una puede hacer tan buenas jugadas o mostrar la misma guapeza si es necesario. Ya es tiempo de que terminen los prejuicios o las diferencias, porque así como por ejemplo las jugadoras de la Roja pudieron hacerlo, ¿por qué otras niñas no pueden lograrlo?”, sostuvo.

Por lo pronto, sólo sigue perfeccionando su pegada, sus buenos tiros libres y lo más efectivo que tiene Pía Viera: su deseo de llegar lejos. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X