• Destacado por su habilidad en los metros finales, Yergen es definido por sus cercanos como un nueve de área goleador.
Crédito fotografía: 
Cedida
Yergen Campusano Rivera (39) falleció anoche por un infarto al miocardio mientras jugaba fútbol en Tierras Blancas. Familiares y amigos lo recuerdan por su carisma y lealtad. “No tenía enemigos ni rivales, todos eran amigos de él”, explican.

Para un jueves más de fútbol se preparaba Yergen Jaime Campusano Rivera (39) la noche del jueves dos de agosto. La recientemente estrenada cancha sintética de la Asociación Tierras Blancas era el escenario ideal para jugar con la camiseta de su club, el Deportivo Bío Bío, donde formaba parte de la Sub 45. En frente estaría Unión Malleco.

Había terminado su turno en la ruta 12 de Lincosur, correspondiente al recorrido Cerrillos – Coquimbo. Llegó atrasado a la cancha, pero eso no fue impedimento para que se vistiera de corto y entrara con la alegría de siempre al césped nuevo del recinto, en el que esperaba poder jugar. Reconocido por su habilidad como delantero, era siempre sinónimo de gol. Y en este partido, no sería la excepción. Pero algo no salió como lo esperaban. “Estábamos en pleno partido y se desplomó al lado mío”, comentó a El Día Sergio Leyton, jugador del equipo rival.

“Fue repentino. Solo lo vimos desplomarse, se le hizo primeros auxilios, tratando de reanimarlo, lo más rápido que se pudo, pero fue imposible. Luego llegó la ambulancia y lo llevó al hospital de Tierras Blancas”, agregó.

39 Años tenía Yergen Jaime Campusano Rivera, quien falleció anoche tras sufrir un infarto al miocardio.

Un infarto al miocardio lo afectó en medio del juego, desplomándose en la cancha y  falleciendo en el centro hospitalario del sector, al cual fue trasladado en ambulancia desde el recinto deportivo.  Fue el último partido del goleador alegre.

 

Un yerno ideal

José Mondaca era su suegro, pero tenían una relación de amistad. Compañeros dentro y fuera de la cancha, pasaron inolvidables momentos, formando una gran dupla.

“Siempre jugábamos juntos. Le gustaba jugar conmigo y ayer fue el último que estuvimos juntos. Era nuestro goleador, nos entendíamos bien en la delantera, yo le daba los pases para hacer goles”, explicó.

Para ellos, siempre había una buena excusa para estar juntos. “Compartíamos en mi casa los fines de semana, puro deporte. Hacíamos asados. Yo fui su regalón y él mío”, contó.

Además de su rol como amigo, Mondaca destacó el gran padre y marido que fue Yergen. “Conmigo siempre fue respetuoso, también fue bueno con mi hija y sus niñas, que les daba el gusto en todo y para el eran todo”, reveló.

Finalmente, valoró el respeto y lealtad que se tenían el uno al otro. “Nos queríamos mucho. A pesar de ser su suegro, nos tratábamos de tú a tú, había mucho cariño y respeto. Fue un hijo más para mí. Nunca lo voy a olvidar”, concluyó.

 

De goles y celebraciones

El recuerdo de Yergen será difícil de olvidar. Su pasión por el fútbol y sus clubes, formaron parte de su día a día. “Era una persona alegre, muy humano, amigo de sus amigos, alma de las fiestas. Amaba el fútbol. Hincha de la Universidad de Chile y sus clubes, el Bío Bío y el Lincosur, con sus compañeros de trabajo, con quienes había salido campeón el año pasado. Jugaba de centro delantero, goleador y muy querido. No tenía enemigos ni rivales, todos eran amigos de él”, recuerda Pablo González, familiar y compañero.

Una visión muy similar tiene Gabriel Godoy, colega y con quien compartía cancha los sábados por el deportivo. “Fue un muy buen amigo, respetuoso, caballero, querido por todos. Este año salimos campeones de verano en la Liga Santa Inés. En el equipo está compuesto por  choferes, íbamos con nuestras familias a la cancha felices, con una gran convivencia”, recordó.

 

Velorio y servicio

Su cuerpo está siendo velado en su domicilio ubicado en Los Plátanos 1336, en el Bosque San Carlos. El día domingo se llevará a cabo un servicio en  Parroquia Nuestra Señora de Lourdes para posteriormente dirigirse al Cementerio Parque La Foresta.

 

Se vuelve a abrir el debate

El caso de Yergen Campusano Rivera pone nuevamente en discusión los protocolos y las medidas preventivas al momento de hacer deporte. Más específicamente en el caso del fútbol, donde especialistas de la salud han hecho énfasis en los riesgos que puede tener para el deportista amateur exigirse a un nivel superior de intensidad sin tener la preparación ni cuidado profesional previo.

Con la camiseta de Lincosur, Campusano había gritado campeón del pasado Campeonato de Verano en la Liga Santa Inés.

Pulgar arriba y siempre con una sonrisa, Campusano (a la izquierda) dejó un gran recuerdo en sus amigos y compañeros.

Con la camiseta del Club Deportivo Bío Bío, Campusano vivió grandes jornadas.​

 

Fútbol de luto

Para este fin de semana, se ha suspendido el fútbol para el equipo Lincosur en sus dos categorías, Sub 43 y Sub 50 en la Liga Santa Inés, mismo caso en la Asociación Tierras Blancas, donde se ha cancelado la fecha por duelo.

 

Deporte y salud:

“Acá no hay recetas mágicas, sólo ser ordenado”

 

Rodrigo Araya es doctor del Hospital San Pablo y de Coquimbo Unido. En conversación con El Día, explicó las causas más frecuentes de este tipo de accidentes relacionados al deporte y sus recomendaciones para evitarlos.

¿Cuáles son los principales motivos por los que un jugador puede estar expuesto a estas patologías?

“Las lesiones pueden ir por distintos planos. La gran mayoría es muscular, el resto son enfermedades que le reducen su capacidad de hacer actividad física. También está la muerte súbita asociada al deporte, que ha sido objeto de estudio a nivel mundial y que tiene una tasa de mortalidad casi total”

¿Cuánto influye el estilo de vida que lleve la persona?

“Muchísimo. Y puede ser la razón principal en esto. El sobrepeso y la “ponchera” están asociados a la resistencia periférica, hipertensión y la diabetes. El tabaco y los infartos también  van de la mano. Entonces si el jugador tiene sobrepeso, fuma, y no se ha hecho un chequeo médico, tiene más probabilidades de sufrir una muerte súbita que un deportista de 20 años”

 

¿Considera  usted que existe poca información sobre este tema y sus riesgos?

“Lo más importante es que el paciente cambie sus hábitos y los encargados de hacerlo somos nosotros, quienes trabajamos en el área de la salud, pero con los tiempos que tenemos de atención a cada paciente es muy difícil. Al final, los remedios son tapar el sol con un dedo si no cambian su forma de vida. Para el fútbol amateur, que son personas regularmente sobre los 30 años hasta los 60, si tuvieran buenos hábitos llegarían preparados de mejor manera para hacer deporte a esa edad, con menos lesiones y eventos muy lamentables como el sucedido.”

¿Qué recomendación le daría usted a los jugadores amateur?

“Si van a hacer deporte de manera regular y a una intensidad alta para su edad, mejorar su dieta, comer sin sal, controlar su peso y su musculatura con un calentamiento previo adecuado. En lo cardiovascular, un chequeo previo, no fumar, tomar agua. Acá no hay recetas mágicas, sólo ser ordenado”, remató.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X