Crédito fotografía: 
El Día
El pasado 30 de julio se cumplió un año desde que la levantadora de pesas de Coquimbo, lograra la medalla de oro en la categoría 87 kilos en los Juegos Panamericanos. Ese día se sumaron a la alegría nacional el gimnasta Tomás González y los primos Grimalt.

Hace unos días la deportista nacional del Team Chile, María Fernanda Valdés, quien se encontraba en la región de Coquimbo, regresó a la capital luego de una operación a la vista. Pronto tendrá que estar de vuelta, esta vez en cuarentena en la conurbación, para ver la evolución de la intervención quirúrgica. En medio de toda la vorágine del último mes y que le ha permitido estar más cerca de sus padres en el sector de Alfalfares, la deportista vivía, hace exactamente un año, uno de los momentos más hermosos de su carrera deportiva, al colgar de su cuello la presea de oro de los Juegos Panamericanos de Lima, Perú.

Fue el 30 de julio, un día que sigue en la memoria del país como de la Feña. El Team Chile llegaba a la cuarta jornada de los Panam.  en el puesto 14, por lo que las esperanzas se concentraban en el cometido de la porteña como también del gimnasta Tomás González y de los primos Grimalt en el vóleibol playa.

El avance de la jornada en suelo peruano salió según lo proyectado. Todos subieron al primer lugar del podio, permitiendo que la misión nacional diera un paso a la novena posición en el medallero.

La mejor

María Fernanda estaba feliz. No fue fácil convertirse en la mejor, más cuando competía con rivales de peso y de gran experiencia en la categoría 87 kilos, entre ellas, la dominicana Crismery Santana (plata con 258 kg.) y la ecuatoriana Tamara Salazar (bronce con 256 kilos), con quienes terminó compartiendo el podio. La chilena logró un total de 259 kilos siendo la mejor en suelo peruano.

En ese martes 30 de julio limeño, Valdés, comenzó de forma segura en arranque y logró levantar 112 kg para quedar en segundo puesto tras la dominicana que tomaba una importante ventaja con 117 kg (nuevo récord Panamericano). En la división envión vino la mejor expresión de la nacional, se jugó las cartas en el último intento levantando 147 kg. Para redondear un total de 259 kg. con lo que superó por un solo kilógramo a Santana.

Admitiría luego la deportista, que la marca lograda fue un registro que nunca había entrenado, “nos pudimos recuperar en envión. El último intento yo no lo había entrenado. La tercera es la vencida, dicen por ahí”, puntualizó a los medios presentes en Perú.

Ese dulce momento hoy ha quedado atrás. La señora María Fernanda Valdés,  lo atesora como uno de los momentos más estimulantes en su carrera, aunque la mirada ya la tiene dirigida hacia el futuro y los próximos Juegos Olímpicos de Tokio que producto de la pandemia,  no se realizarán este año, sino que en el 2021. No obstante, es imposible proyectar y anticipar lo que ocurrirá en el segundo semestre de este 2020 entendiendo que la pandemia sigue golpeando al mundo, no sólo a Chile y Sudamérica.

A comienzos de julio se vino a la región acompañada de su flamante marido. En la casa de sus padres en el sector de Alfalfares, proyectó los entrenamientos como también consultas a doctores por una serie de exámenes que aprovecho de practicarse y la operación a sus ojos. Si bien ya retornó a la capital, debe estar de vuelta en la zona para ver la evolución de la intervención.

Y sin saber lo que pasará en el futuro inmediato, la rutina de los últimos meses han sido entrenamientos guiados de manera virtual, “lo único que se puede hacer en estas condiciones es entrenar en la casa” y  de esa manera cumplir con la preparación física que lleva el PF del equipo nacional.

La recuperación

Sin embargo, este tiempo sin la exigencia de las competencias y la suspensión de los Juegos Olímpicos, le ha permitido comenzar a recuperarse de la vieja lesión al hombro que le hizo perder un tiempo valioso, “todo este tiempo me ha permitido trabajar para recuperarme y fortalecer el hombro, hace mucho tiempo que no tenía tiempo y desde esa mirada ganamos un tiempo valioso por el tema de la recuperación, ya  que íbamos muy apurados, hoy día nos pudimos frenar un poquito”, confiesa.

Por lo mismo, reitera que en este tiempo seguirán fortaleciendo el aspecto físico y técnico, toda vez que no hay nada definido hacia el futuro, “no se puede proyectar hasta tener algo claro, no hay fechas, no se puede proyectar. Una vez que se decrete una programación, recién ahí  haremos las proyecciones. Por el momento todas las competencias proyectando los JJ.OO. se trasladaron para el próximo año, ahí se vendrá una competencia ardua para buscar la clasificación”, recalcó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día