• El entrenador italo-argentino estuvo hace poco en la Región de Coquimbo, aunque sentado en la banca celeste en el duelo ante CD La Serena.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El exjefe técnico que sacó campeón y ascendió a los aurinegros hace dos años, estará sentado en la banca de los rancagüinos en un partido donde se enfrentan dos equipos necesitados de puntos.

Coquimbo Unido partirá hoy rumbo a Rancagua donde mañana, desde las 16:00 horas, enfrentará uno de los duelos más complicados de la presente temporada: O’Higgins de Rancagua. El cuadro celeste, convertido en un rival directo, ambos con 11 puntos en la tabla de colocaciones y que vienen de ganar en la fecha anterior, necesitan seguir su avance para distanciarse otro par de cuerpos del colista CD La Serena (6 unidades), como de la parte peligrosa de la clasificación.

Sin embargo, no será un duelo cualquiera, ya que en el cuadro local dirige el técnico Patricio Graff, un DT que rindió su examen de grado al mando de los aurinegros y a los que no sólo logró ascender como campeón en la temporada 2018, sino que los dejó al año siguiente clasificados a la Copa Sudamericana que se retomará este mes y logró darles identidad de juego a la estructura, lo que muy poco técnicos han logrado en la banca de los barbones.

Graff cambió el puerto por la tierra histórica. Armó un plantel más a su gusto, cosa que no le ocurriría con los Morales en Coquimbo para este 2020, no obstante, no ha podido emular, siquiera lo que hizo en el puerto. Esa identidad de juego, todavía no logran asimilarla sus intérpretes, aunque después de la presión y el flojo comienzo luego de reiniciarse la competencia (derrotas ante la U y un tibio empate con el elencos serenense), hizo crecer la crítica que exigía ya por su alejamiento.

Problemas de local

Hermético y cuidadoso, el exdeté de los porteños, sabe que tiene una ventaja sobre otros técnicos y sobre su homólogo que irá sentado en la banca Pirata esta vez, Juan José Ribera, ya que conoce a varios de esos jugadores que dirigió y si bien estos también conocen las virtudes y defectos del italo-trasandino, el cuidado como el respeto, quedarán de manifiesto esa tarde cuando comience a rodar la pelota en el Teniente.

El cuadro local y eso lo sabe Graff, necesita fortalecerse en su feudo. Sus números no son estimulantes, ya que en sus seis compromisos apenas tienen un triunfo (Wanderers) y cinco derrotas (U. La Calera, U. Española, U. de Chile, Antofagasta y Everton), lo que se ha convertido en una doble exigencia para un plantel de generosos nombres que esperan cambiar su racha desde el viernes, entendiendo Graff que esto es fútbol y que el cariño a los porteños se lo llevará a la tumba por todo lo vivido, aunque esto es fútbol y poco entiende de sentimentalismos.

El viaje porteño

La delegación de Coquimbo Unido que va a la tierra histórica estará compuesta en su gran mayoría por los mismos protagonistas del pasado triunfo sobre Wanderers, por lo que el entrenador Ribera, presentaría, de no producirse una baja de último momento, el mismo equipo que volvió al triunfo en la jornada anterior.

Reconoció Ribera que hubo muchos aspectos del juego y de los jugadores que lo dejaron muy contento, ya que en un lapso de tiempo de diez días, logró inculcar su impronta cambiando el diseño táctico con el que venían jugando.

Siente el DT que este modelo acomoda más a sus jugadores, logra establecer sociedades, afianzando su trabajo defensivo, que ha sido uno de los puntos débiles de la campaña.

Con tres partidos ya bajo su mando, Ribera ha conseguido el 100 por ciento de los puntos en casa, no así en su única salida ante Curicó en lo que fue la sexta derrota fuera de los pastos del Francisco Sánchez Rumoroso del Pirata. En efecto, el elenco de calle Edward, ha rescatado apenas un punto de 21 de visitante, números que comienzan a graficar su incómoda posición en la tabla.

En los elogios a su plantilla, el técnico aurinegro reconoce que tiene jugadores preparados tácticamente para recibir información”, lo que se replicaría en Rancagua, “ellos recibieron mucha información y el resultado fue a la perfección”.

Otra cosa que resalta el nacido en la araucanía, próximo a cumplir los 40 años, es la fortaleza que ha mostrado la plantilla para enfrentar los momentos difíciles, como el empate que logró Wanderers en el segundo tiempo, “después del empate, el equipo no decayó,  tomó un segundo aire y eso habla del compromiso de los jugadores para pelear por llevarse el triunfo”, precisó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X