• El director regional del SAG, Jorge Navarro, y el seremi de Agricultura, Rodrigo Ordenes, colocan una trampa para capturar las polillas de lobesia botrana.
Crédito fotografía: 
CHRISTIAN ARMAZA
El inicio de la estrategia 2019-2020 impulsada por el SAG, incluirá el trabajo en siete áreas de riesgo (“áreas reglamentadas”) de toda la región de Coquimbo, de las cuales, seis son zonas urbanas, pues en dichos sectores es donde se genera el mayor flujo de personas y de intercambio de productos potencialmente afectados por la plaga.

Con la instalación de una primera trampa en el terminal agrícola de La Palmera, en la ciudad de La Serena, se inició la campaña 2019-2020 para el control y erradicación de la lobesia botrana, plaga existente en las tres provincias de la región que afecta a especies tales como la uva de mesa, ciruelos y arándanos, principalmente.

Con la presencia del seremi de Agricultura, Rodrigo Ordenes, y del director regional del Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, Jorge Navarro, se colocó esta primera trampa, la que corresponde a la primera de las 2.560 que se pretenden poner en marcha en toda la región, a lo que se suman otros 83.500 “emisores de confusión sexual”, los cuales corresponden a dispositivos que emiten una feromona que evita el encuentro del macho de la lobesia botrana con la hembra, evitando así su reproducción y propagación.

Con esta actividad, se dio el cierre además al trabajo realizado durante la temporada 2018-2019 informando la captura de un total de 67 ejemplares del insecto y el levantamiento de un total de 13 “áreas reglamentadas”, lo que se considera como un hito en el trabajo de control que está realizando el servicio.

Respecto de la importancia del control de este tipo de plagas, el seremi de agricultura, Rodrigo Órdenes, señaló que “la Región de Coquimbo es una zona exportadora, es por ello que tenemos la preocupación permanente de poder mantener el estado de control o erradicación de este tipo de plagas que son cuarentenarias en muchos países, como la lobesia botrana y la mosca de la fruta, por lo que el trabajo en control para nosotros es una prioridad”.

En ese sentido, la autoridad agregó que “la ubicación y la mayor cantidad de trampas que estamos disponiendo en la región están focalizadas en las áreas de riesgo, siendo las principales las urbanas por la cantidad de flujo de personas y turistas principalmente en verano, en donde el traslado de fruta se incrementa y en las ferias por ser un lugar de intercambio de productos”.

Sobre los resultados obtenidos en la última campaña de control, el director regional del SAG, Jorge Navarro, reiteró que “los hospederos que posee esta plaga son principalmente tres, que son la uva, los ciruelos y los arándanos, principalmente. La buena noticia que tenemos es que en esta temporada que pasó levantamos 13 ‘áreas reglamentadas’ quedando actualmente en la región, siete áreas bajo esta condición. De ellas seis áreas se ubican en zonas urbanas, por lo tanto, nos queda sólo una en sector rural”.

 

¿Qué es un área reglamentada?

El director regional del SAG explicó que cada vez que la institución detecta la presencia de más de dos polillas de lobesia botrana, “se realiza el establecimiento de un área reglamentada, en la cual se exige a los productores insertos dentro de esta área, una serie de medidas con el objetivo de evitar la propagación de esta plaga a otros lugares de la región y el país”, agregó la autoridad.

Es así como desde el SAG informaron que de las siete áreas reglamentadas que existen aún en la región, cuatro de ellas se ubican en Elqui, una en Limarí y dos en la provincia del Choapa.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X