• Este lunes, en las instalaciones de la empresa Colorado Chile, se llevó a cabo la primera cosecha de congrio colorado de cultivo, no sólo del país y de la región, sino del mundo.
  • La primera cosecha realizada este lunes, constó de 2 toneladas aproximadas de congrio colorado de cultivo.
Crédito fotografía: 
Cedida
Desarrollada por la empresa Colorado Chile y con el apoyo de CORFO, dicha iniciativa, que se desarrolló en Coquimbo, pretende proyectarse como el inicio de una nueva industria para la zona y poder aspirar así, a una diversificación real de la matriz productiva regional.

Hace 13 años, un emprendimiento familiar daba origen, en ese entonces, a una pequeña empresa acuícola llamada Colorado Chile. Nacía con el objetivo de desarrollar la tecnología de cultivo del congrio colorado, pez endémico de Chile, y que se caracteriza por una alta demanda insatisfecha a nivel nacional y con cuotas de captura cada vez más bajas debido a la sobreexplotación.

Piero Magnolfi, su actual gerente general detalla que producto de esta condición, “hace unos 15 atrás, se extraían 2.800 toneladas anuales de esta especia aproximadamente. Pero hoy, no se extrae más de unas 400 toneladas anuales. Por tanto, hay un mercado local insatisfecho que hizo que tomáramos la decisión de poder embarcarnos en esta experiencia”.

En un primer momento explica, se levantó -con recursos propios- una plataforma de investigación y desarrollo para sostener una serie de protocolos, base para el desarrollo posterior de la empresa: protocolos de captura, de aclimatación y domesticación del plantel de reproductores, junto con los primeros avances en la obtención de ovas (huevos) y juveniles. Todo el cultivo además, se realiza en piscinas elaboradas especialmente para ello.

Pues bien, tras más de una década de trabajo, comienzan a aparecer los primeros frutos de toda esa labor, frutos que este lunes pudieron darse a conocer en lo que fue la primera cosecha de congrio colorado de cultivo, no sólo del país, sino del mundo.

“Creo que todas los objetivos con dedicación, esperanza y resiliencia se pueden sacar adelante. Estamos ahora más cerca de lo que buscamos que es comercializar el congrio colorado en Chile y en el extranjero”, afirmó Piero Magnolfi.

Apuesta por la innovación

Desde el año 2012, la empresa cuenta con el apoyo de CORFO, a través principalmente, del Programa Tecnológico Estratégico del Congrio Colorado, el cual nace en 2013 con un presupuesto de 4.200 millones de pesos, y que tiene como principal objetivo, diversificar la acuicultura en el país y ofrecer una nueva actividad económica para la región de Coquimbo.

En ese sentido, Pablo Terrazas, vicepresidente ejecutivo de CORFO, quien visitó la región para conocer in situ el trabajo de la empresa y ser parte de esta “primera cosecha” de congrios, destacó que “iniciativas como éstas, son aquellas que como CORFO queremos apoyar, porque son proyectos que apuntan a la diversificación de nuestra matriz productiva”.

Terrazas subrayó que la idea es “no generar siempre lo mismo, sino que ir buscando otros negocios que den empleo y posibilidades de seguir creciendo como país y en ese caso, como región”.

En esa línea, la autoridad enfatizó en que “como país, necesitamos vender creatividad y conocimiento, y no sólo nuestros recursos naturales. La idea es darles valor agregado y este proyecto es un ejemplo de ello”.

Efecto social

Por su parte, Gregorio Rodríguez, director regional de CORFO, destacó que este proyecto sirve además, para generar, a mediano y largo plazo, un trabajo en conjunto con las caletas pesquera de la región, en cuanto a poder “repoblar la costa con esta especie que es endémica, pero también permitirles a ellos (los pescadores) trabajar en torno a la acuicultura de pequeña escala”, señaló.

Ello a su juicio, permitiría a los pescadores artesanales contar con una alternativa de trabajo durante todo el año y generar encadenamientos productivos locales virtuosos.

“El impacto social que buscamos es que los pescadores artesanales puedan pasar a ser también acuicultores, logrando mayores estándares de seguridad y con la posibilidad de  ir escalando en este negocio para que pueda transformarse en una de las granes industrias de esta zona”, sostuvo.

Por lo mismo, el seremi de Economía Carlos Lillo, aseguró que “seguiremos colocando fichas a este proyecto, pues aquí se ha hecho una inversión que no es menor y de la cual, hay que sacar resultados. Yo creo que esta iniciativa podría convertirse en una fuente importante de fuentes laborales y llegar a ser importante para la economía regional”.

Incluso, no descartó que, de consolidarse el sector acuícola en la región, “nos podamos transformar en una de las capitales de la acuicultura en Chile. Y es por eso que hoy día, gran parte de los recursos que tiene la cartera de Economía se están canalizando hacia esta área”.

El próximo desafío

La primera cosecha realizada este lunes, constó de una cosecha demostrativa de congrio colorado de cultivo. Posteriomente, se llevará a cabo una nueva cosecha de 2 toneladas de congrio colorado, con lo cual, se dará inicio al hito de estudio de mercado del producto, cuyas pruebas organolépticas ya fueron realizadas, con congrios de cultivo de 400 y 500 gramos, situando el producto con un alto valor gastronómico.

En efecto, de acuerdo a los estudios realizados por el programa, el congrio es una especie de alto valor gastronómico a nivel nacional e internacional, gracias a su alto contenido proteico, de vitaminas y minerales. Además, es un producto libre de parásitos, lo que permite su consumo en distintas preparaciones, incluyendo el sushi y otros formatos crudos.

En ese sentido, se abre a partir de ahora, una nueva etapa para la empresa donde los objetivos estarán centrados escalamiento de ésta, y en la proyección comercial, así como en la captura de grandes inversionistas, objetivo que ya se encuentra en proceso. De hecho, algo de ello, ya quedó de manifiesto la semana pasada, con la visita de inversionistas coreanos a la planta.

“Lo que falta ahora es escalar. Hay que hacer un piloto de 30 toneladas para la segunda etapa del programa, pues eso ya sería algo representativo para poder comercializar y transar en una planta de 1.000 toneladas anuales como primer inicio”, sostuvo al respecto, el gerente de la empresa, Piero Magnolfi.

Y si bien, de momento, la capacidad de la planta es de sólo 2 toneladas, para Magnolfi, el crecer hasta lo necesario “será un desafío más”, para la empresa.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X