• Ambas iniciativas están en el parlamento y apuntan a mejorar aspectos como la conciliación familia- trabajo.
    Ambas iniciativas están en el parlamento y apuntan a mejorar aspectos como la conciliación familia- trabajo.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Desde la oposición señalan que la fórmula para mejorar las condiciones de los trabajadores es disminuir las horas de trabajo de 45 a 40 horas semanales, mientras que en el oficialismo impulsan un proyecto que permitiría reducir días, pero aumentando las horas de trabajo diarias. Ambas iniciativas están en el parlamento y el debate se avizora intenso.

Este miércoles, por 7 votos a favor y 6 abstenciones, la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto que busca reducir la jornada laboral de 45 horas semanales a 40 horas, iniciativa que es resultado de una moción presentada por las diputadas comunistas Camila Vallejo y Karol Cariola.

Pero en mayo de este año, el gobierno había presentado también un segundo proyecto de la reforma laboral, que contempla como principales medidas la adaptabilidad de las jornadas laborales con el fin de flexibilizar los horarios y regular las condiciones de los trabajadores que prestan servicios para plataformas digitales.

Según se ha señalado, ambas iniciativas apuntan a mejorar la calidad de vida de los trabajadores y a procurar conciliar el trabajo y la familia.  Ahora se inicia la discusión de cuál de ellas será la que logre ser aprobada en el parlamento. La polémica recién comienza.

Reducción a 40 horas

En apoyo de esta iniciativa se conformó una bancada transversal “40 horas” compuesta por diputados y senadores, quienes apuestan por la reducción de las actuales 45 horas semanales de trabajo a 40. Plantea un  modelo de 8 horas diarias, si se distribuye en 5 días; o bien, 6 horas 40 minutos diarias, si se hace en 6 días.

Su aprobación no estuvo exenta de polémica, pues desde la oposición acusaron “obstruccionismo” del gobierno para que la votación no se llevara a cabo. Pero no quedó ahí, pues con posterioridad el ministro del Trabajo en declaraciones a Radio ADN manifestó que “el proyecto tiene muchos errores, incluso de redacción” y agregó que es “es evidente que es inadmisible, es un proyecto casi idéntico que también reducía la jornada y que fue presentado por Chile Vamos y que la misma sala y el propio Partido Comunista lo declaró inadmisible”.

Desde el empresariado también comenzaron las reacciones. El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Manuel Melero, aseguró que esta medida “puede reducir aún más las contrataciones del rubro y aumentar la preocupante informalidad de los ocupados”. Asimismo, indicó que podría generar “un mayor gravamen para el empleador”, ya que aumentaría “un 12,5% el costo por hora del trabajador”, impactando en las pymes.

El diputado Francisco Eguiguren (RN) es uno de los parlamentarios que componen la Comisión de Trabajo. Manifestó que considera que “es un engaño a los trabajadores de Chile derechamente, porque ellos saben que este proyecto no tiene posibilidad de dar a luz, por una razón muy sencilla, porque es inconstitucional, por lo tanto, nunca va a ser ley y eso es grave, porque se está jugando con las expectativas, con las esperanzas de las personas”.

Dice que está de acuerdo con reducir la jornada laboral “pero con gradualidad como ha sido en todo el resto del mundo, no hay un país donde esto haya sido de golpe y porrazo, ha sido gradual, con flexibilidad laboral y con adaptabilidad laboral, donde podamos programar jornadas de trabajo e incluso usted puede programar su jornada en 4 días y tener libre un fin de semana o más días seguidos y no solamente unas horas a la semana”.

Similar opinión expresa el diputado (UDI), Juan Manuel Fuenzalida, quien aduce que “es un proyecto bastante improvisado que lamentablemente no escuchó a todos los actores que tenía que escuchar, hubo un apuro por sacarlo”. Resaltó además que “si bien tiene buenas intenciones no está acorde a las necesidades que se requieren hoy en día para nuestros trabajadores”.

“Es un engaño a los trabajadores de Chile derechamente, porque ellos saben que este proyecto no tiene posibilidad de dar a luz, porque es inconstitucional”, Francisco Eguiguren, diputado RN

Desde la oposición refutan estas afirmaciones y aseguran que la disminución de horas de trabajo es la única forma de mejorar las condiciones laborales. “Claramente ellos no comprenden y no tienen conciencia de lo importante que es en el efecto de la calidad de vida de los trabajadores”, dijo el diputado (PC) Daniel Núñez.

En cuanto a las afirmaciones de Eguiguren, que indica que es “inconstitucional” y que “se está engañando a la gente”, Núñez sentencia que “el diputado Eguiguren muestra su total ignorancia respecto a los trámites de las leyes en el parlamento con lo que señala, en primer lugar porque la admisibilidad de un proyecto de Ley lo da la secretaría de la Cámara cuando lo recibe. Por lo tanto, si este proyecto hubiera sido inadmisible no se hubiese aceptado”.

Lo que ocurre, indica el parlamentario PC “es que él tiene una mirada proempresarial, fue gerente de Líder y desconoce la significación que tiene esta medida en la calidad de vida de los trabajadores”.

Plantea que existen precedentes pues “Chile tenía hace 15 años atrás una jornada laboral de 48 horas que se rebajó a 45 y se hizo sin traumas, sin caos económico, sin desempleo”.

Por su parte, la senadora Adriana Muñoz (PPD)  dijo lamentar “el escenario un poco virulento que se generó por parte de parlamentarios de la UDI fundamentalmente y además las declaraciones del ministro de que esto sería inconstitucional”.

También señaló que no tendría por qué haber un efecto tan traumático en el escenario laboral del país, toda vez que ya en la actualidad existen sindicatos que están negociando trabajar 40 horas semanales y se está haciendo con bastante éxito.

“Creo que esto no es una aberración ni para provocar esta tan inmediata reacción del gobierno en decir que esto es inconstitucional o que digan que esto no le va a servir a nadie”. “Aquí lo que queremos resguardar es calidad del empleo, conciliación trabajo familia y trabajo decente, eso es en definitiva”, puntualizó.

Respecto al impacto que podría tener en las pymes, Muñoz sostuvo que “del año 90 que vengo escuchando el mismo discurso de amenaza, se han aprobado las leyes, los trabajadores han ido conquistando derechos con muchas dificultades y no se ha derrumbado la economía, las tasas de crecimiento obedecen a otros factores, no al tema de la mano de obra”, precisó.

Flexibilidad laboral

Desde la oposición han destacado que la propuesta del gobierno se contrapone totalmente a lo que se busca con este tipo de proyecto, que es mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

La senadora Adriana Muñoz señala que le preocupa que se plantee una opción de negociación entre empleador y trabajador, pues en el país no se dan las condiciones favorables para este tipo de acuerdos.

“En mi opinión cae en un escenario de un país imaginario, porque qué trabajador va a poder negociar en condiciones de igualdad con su empleador, ahí tendríamos que ver si va a ser el empleador el que decide, si lo de las 180 horas lo distribuye en 4 o 5 días, qué pasa con las horas extras”.

A su juicio, hay una serie de disposiciones que en su opinión “no tienen cabida en un país donde la sindicalización es muy débil y la capacidad de negociación de los trabajadores es muy débil. Difícilmente alguien  podrá ir a exigir este tipo de medidas”.

“Chile tenía hace 15 años atrás una jornada laboral de 48 horas que se rebajó a 45 y se hizo sin traumas, sin caos económico, sin desempleo”, Daniel Núñez, diputado PC

Por su parte, el diputado Daniel Núñez plantea que son proyectos que tienen lógicas totalmente distintas “porque la propuesta de flexibilidad laboral que hizo el gobierno parte de la base de que una jornada diaria puede llegar a prolongarse hasta 12 horas”.

Por el contrario, afirma, lo que se busca con la reducción laboral es distribuir equitativamente en el día las horas de trabajo para que el trabajador pueda tener márgenes mayores de tiempo para compartir con la familia “pero estableciendo días en que puede llegar hasta 12 horas lo que hace es que empeora los problemas sociales asociados a jornadas muy intensas y eso tiene una serie de riesgos desde el punto de vista de la salud, los accidentes laborales”.

El diputado Francisco Eguiguren dice que “hay que ser serios” y generar una ley que permita mejorar la calidad de vida de los trabajadores generando mayor productividad, donde los trabajadores puedan tener más tiempo para sus familias, para sus ocios, para la cultura, deporte o recreación “pero al mismo tiempo que las empresas también sientan que están siendo resguardadas y que van a poder seguir creciendo y funcionando, porque la micro, pequeña empresa es el motor de Chile y si nosotros las reventamos estamos reventando al motor de este país”.

Por su parte, el diputado Juan Manuel Fuenzalida plantea que la normativa que se apruebe debe ser acorde a los cambios en materia laboral que se vienen para los próximos años. “Nos tenemos que preparar para eso, no adoptar estas medidas que son de tipo populistas y que creo que afectarían fuertemente lo que es la remuneración de los trabajadores y la empleabilidad”, precisó. 

Proyecto de reducción de jornada laboral

El proyecto, que es resultado de una moción presentada por las diputadas comunistas Camila Vallejo y Karol Cariola, busca reducir las horas semanales de trabajo de 45 a 40. Para ello plantea una modelo de 8 horas diarias, si se distribuye en 5 días; o bien, 6 horas 40 minutos diarias, si se hace en 6 días.

En los objetivos del proyecto se señala que la iniciativa tiene por finalidad la modificación de reglas del Código del Trabajo, para reducir la jornada de trabajo de las trabajadoras y trabajadores chilenos, lo que tendrá “un evidente aumento de la calidad de vida de la masa de trabajadores del país”.

Asimismo, se indica que apunta a la regulación del mercado del trabajo, ya que la reducción de la jornada obligatoria de trabajo en conjunto con la regulación del salario mínimo se entienden como “un aumento de la valoración real de la fuerza de trabajo de cada persona, traduciéndose en un mejoramiento de sus condiciones de vida y de desarrollo espiritual y material, lo que redunda en la búsqueda efectiva del bien común, todo lo cual está garantizado por la Constitución Política de la República en su artículo primero”, precisa la iniciativa.

La propuesta legal, de artículo único, contiene un transitorio el cual establece que las modificaciones introducidas por la presente ley “entrarán en vigencia al inicio del año calendario inmediatamente siguiente al que se publique en el Diario Oficial y, bajo ninguna circunstancia, podrán representar una disminución de las remuneraciones actuales de las trabajadoras y los trabajadores beneficiados”.

 

 

Impulsado por el gobierno

El “Proyecto de Ley de modernización laboral para la conciliación, trabajo, familia e inclusión” impulsado por el gobierno considera tres ejes, que son jornadas Laborales adaptables; Nuevas normas para nuevos empleos y mundo laboral inclusivo.

Entre otras cosas, la iniciativa buscará incorporar en el Código del Trabajo una distribución alternativa de las horas de trabajo, en una jornada mensual de 180 horas (como existe actualmente, pero con 45 horas semanales), pactadas individualmente.

En esta línea, el proyecto consideraría que, en caso de que la jornada ordinaria de trabajo se pacte de manera mensual, la jornada diaria de trabajo no podrá exceder de 12 horas. Además, si la jornada diaria supera las 10 horas de trabajo, las partes deberán acordar una hora de descanso para colación, que será imputable a la jornada diaria, a diferencia del tiempo de media hora para colación no imputable a la jornada que actualmente establece el artículo 34 del Código del Trabajo.

El sistema alternativo de distribución mensual de la jornada ordinaria no afectaría el régimen general de descanso semanal, o por lo menos así lo señala el informe de los expertos, y se estructuraría en conjunto con un banco mensual máximo de 48 horas extraordinarias, las que se remunerarán con los recargos legales vigentes.

El proyecto también incorporaría nuevos pactos de adaptabilidad de distribución de la jornada ordinaria que solo puedan ser acordados con los sindicatos: distribución de la jornada ordinaria de trabajo en base a un máximo semestral; y distribución de la jornada ordinaria de trabajo en base a un máximo anual.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X