Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El servicio dependiente del Ministerio de Agricultura, debió adaptar sus protocolos de acción para poder seguir cumpliendo con sus labores de fiscalización de la cadena de abastecimiento de alimentos, así como, garantizar el normal desarrollo de la temporada de producción de cítricos iniciada en abril pasado.

Una buena noticia se dio a conocer en mayo pasado: luego de largas gestiones, China abría completamente sus mercados a los cítricos chilenos, abriendo enormes oportunidades de desarrollo a los productores frutícolas.

En ese escenario, la Región de Coquimbo se ha posicionado durante los últimos años, como una de las principales productoras de cítricos de todo el país, gracias a la calidad de la fruta producida, condición que ya se ha hecho resaltar en los mercados internacionales, esperándose incluso, un aumento del 6% en la producción total respecto a la temporada anterior. 

Así, en abril pasado y en medio de la pandemia del coronavirus, la zona dio por iniciada oficialmente la temporada de exportación de cítricos, lo que implicó que tanto los productores como los organismos de control y fiscalización hayan tenido que extremar sus protocolos de acción para comercializar el producto bajo estrictos controles sanitarios.

El Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, es uno de esos organismos que cumple una labor vital en el ciclo comercial y sanitario del fruto, así como en el control de la cadena de abastecimiento de alimentos, por lo cual, su director regional, Jorge Navarro, explica que su institución, “ha jugado un rol activo desde el primer día en que se generó la emergencia sanitaria a nivel local y nacional”. 

Cumpliendo con un “rol estratégico”, la autoridad explica que se ha intensificado desde abril, “todos nuestros servicios que entregamos a la actividad agrícola y, muy fuertemente ahora, con todo lo que es la producción de mandarinas, clementinas y cítricos en general. El objetivo es que los productores cuenten con todas las certificaciones necesarias para poder exportar su producción”. 

Prevención

En efecto, Navarro explica que parte de ese trabajo se ejecuta en el sitio de inspección SAG/USDA, en el sector de Pan de Azúcar en Coquimbo, recinto que es clave para determinar la existencia del acaro conocido como “Brevipalpus Chilensis” y que afecta a la producción cítrica.

“Nosotros somos avales del proceso de resguardo ante todo tipo de plagas, es nuestra presentación hacia el mundo. Y en este sitio nosotros podemos analizar y evaluar el proceso completo de producción para ver si existen o no estas amenazas”, indicó.

Al mismo tiempo, el director regional del SAG, destaca que la actual producción de cítricos se elabora bajo una estrategia denominada System Approach, y que entre sus características, permite descartar o aminorar la presencia de plagas cuarentenarias, lo que es avalado por este sitio de inspección, además de realizar la exportación de los cítricos sin la necesidad de fumigación con bromuro de metilo, el cual genera complicaciones en la fruta, en su duración, en su calidad y su aspecto.

Por otro lado, Navarro aclara en todo caso que, a pesar de la crisis sanitaria, no se ha bajado la guardia en la prevención y detección de otras plagas, sino muy por el contrario. 

“En lo que referente a la vigilancia agrícola hemos mantenido nuestros controles en toda la región, en cuanto a mantener el control de la mosca de fruta o la lobesia botrana. Seguimos cumpliendo nuestra función”, indicó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital