• La intención es que el proyecto que autoriza un segundo retiro del 10% esté listo antes de Navidad.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Por 35 votos a favor, 1 en contra y 5 abstenciones, la propuesta impulsada por el Ejecutivo pasó la barrera de la Cámara Alta y ahora será discutida por los diputados. Previamente, eso sí, la reforma constitucional de la oposición había sido rechazada por no alcanzar el quórum de 26 votos para recibir el visto bueno, por lo que deberá ser revisada en Comisión Mixta.

Un triunfo se anotó este jueves el Gobierno, luego que el Senado aprobara por 35 votos a favor, 1 en contra y 5 abstenciones, su proyecto de retiro del 10%, con lo cual, ahora pasará a ser discutido por la Cámara de Diputados.

Y es que en la misma jornada, pero previamente, la misma Cámara Alta había rechazado la reforma constitucional impulsada por diputados de oposición sobre la misma materia, pues ésta, no alcanzó el quórum de 26 votos requeridos para ser aprobada.

Dicho rechazo se explica porque aquellos senadores que en su oportunidad, habían votado a favor del primer retiro del 10%, e incluso habían anunciado en un principio que aprobarían el proyecto, finalmente se abstuvieron en la sesión, luego de llegar a acuerdo con el Gobierno para apoyar la iniciativa presentada por el Ejecutivo.

Así, y ante la amenaza del propio Gobierno de recurrir al Tribunal Constitucional para detener el proyecto de los diputados de oposición, -lo que habría hecho fracasar un segundo retiro de fondos de las AFP- varios senadores opositores se vieron obligados a votar a favor del proyecto de La Moneda, dando los 35 votos finales.

Poderes enfrentados

No obstante, más allá del proyecto del 10% en sí, lo que se evidenció durante estos días fue el verdadero “choque” de poderes entre el Congreso y el Ejecutivo, poniendo en duda la “constitucionalidad” del proyecto que había sido aprobado por los diputados en primera instancia.

Justamente a eso apeló La Moneda al anunciar que iría al TC en caso de aprobarse dicha iniciativa, pues una reforma de este tipo –relativo a materias previsionale– sería de iniciativa exclusiva del Presidente de la República, lo que impulsó al Ejecutivo a enviar su propio proyecto.

Al respecto, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones insistió que “nunca estuvo en discusión el retiro del 10%”, sino más bien, “el respeto a la institucionalidad, el respeto de la forma y de las reglas de cómo deben hacerse las cosas en una democracia”.

Ahora bien, pese al rechazo, no todo está perdido para la reforma propuesta por los diputados, pues ahora deberá ir a Comisión Mixta para ser discutida, con la amenaza de ser llevada ante el TC, eso sí, aún encima de ella.

Al respecto, el diputado Matías Walker, aseguró que solicitará a la Mesa del Senado que se pueda convocar “en la fecha más inmediata” a esa comisión mixta, pues “no solamente queremos defender este segundo retiro del 10%, queremos defender un principio que es el ejercicio del poder constituyente derivado por parte del Congreso, que ha sido puesto en duda, lamentablemente, por el Presidente de la República”.

Walker insistió que el proyecto de los diputados “no es una elusión constitucional, no es un resquicio constitucional. Mientras tengamos una nueva constitución el Congreso conserva su poder constituyente, y ese principio lo vamos a defender en esa comisión mixta”.

Por su parte, el senador Jorge Pizarro, aseguró que “la gente no entiende este gallito político del Gobierno que tiene que arreglar los problemas internos de su coalición o lograr que los respalden sus partidarios, pero lo relevante es garantizar esta alternativa”, afirmó.

Las diferencias

Entre ambos proyectos existen algunas semejanzas y diferencias. Así, se establece los mismos montos de retiro: todos los afiliados a AFP podrán retirar hasta el 10% de los saldos que tienen en su cuenta individual, con un mínimo de 35 UF y máximo de 150 UF. En caso de que un afiliado tenga menos de 35 UF en su cuenta, podrá retirar el 100%.

No obstante, la principal diferencia entre ambas iniciativas, es que el proyecto del Ejecutivo establece que se deberá pagar impuestos por los retiros, aunque esto dependerá del ingreso de cada persona.

Desde el Gobierno defendieron esta medida señalando que en el país, el 80% de la población no paga impuestos. “Van a pagar cero, cualquiera sea el retiro que hagan”, señaló el ministro Briones.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día