Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Desde que se tiene registro, la “fiesta más grande de Chile” solo había sido suspendida en 1973, cuando el país permanecía bajo estado de sitio. Hoy, la crisis sanitaria obliga a romper con la más antigua tradición porteña. El alcalde Marcelo Pereira asegura que los recursos serán redestinados a la atención primaria de salud.

Tal como lo había advertido El Día en su edición del jueves 23 de marzo, el municipio de Coquimbo analizaba hace varias semanas la suspensión de la tradicional Pampilla, debido a la crisis sanitaria que a nivel nacional ya suma más de 33 mil contagios de Covid-19 y 347 fallecidos.

Teniendo en cuenta que en los últimos días los casos de coronavirus se dispararon, ayer en el concejo liderado por el alcalde del puerto, Marcelo Pereira, se tomó la decisión de cancelar la histórica festividad de Fiestas Patrias, pensando en resguardar la salud de los habitantes.

La medida, que fue adoptada de manera casi unánime, también busca redestinar los recursos que cada año se desembolsaban en el evento, los que tendrán como principal foco la atención primaria de salud de la ciudad porteña, que concentra la tasa más alta de infectados de la región con 40 pacientes.

Al respecto, Pereira explicó que si bien en un principio indicó que la resolución “ameritaba de mayor análisis por tratarse de una fiesta tradicional de Coquimbo, muchas proyecciones dicen que en agosto y septiembre vamos a continuar con varios casos”, razón por la que se optó por “cuidar la vida y evitar aglomeraciones”.

Asimismo, el edil del puerto expresó que es importante estar “en sintonía con aquellos que lo están pasando mal en este momento y poder hacer una modificación presupuestaria”, precisando que los fondos que antes eran para celebrar, hoy tienen un fin humanitario.  

Por último, enfatizó en que fue “la decisión correcta, no solo lo digo como alcalde, sino como médico. Las cifras a nivel nacional están aumentando en forma progresiva y los concejales también lo manifestaron. La época de invierno se aproxima y el virus va a estar en pleno apogeo”.

Histórica decisión

En sus más de 60 años de historia, esta sería la segunda oportunidad que la Pampilla de Coquimbo o popularmente conocida la “fiesta más grande de Chile” baja su telón. Recordemos que desde que se tiene registro, la única vez que ésta no se realizó fue el año 1973, debido a que el país permanecía bajo estado de sitio.

De esta manera, atrás quedará el esperado show artístico de la festividad, que cada año concentra la celebración dieciochera entre el 17 y 20 de septiembre. Así como también la instalación de carpas en los cerros del puerto – de familias provenientes de todo el país - y el tradicional remate del comercio el día 21.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X