Crédito fotografía: 
Archivo El Día
Tras la quema de 29 camiones de una empresa que prestaba servicios a un aserradero y a una planta de la Celulosa Arauco, más de 70 personas se quedaron sin su fuente laboral, mientras que las pérdidas ascienden a unos 6 millones de dólares.

Dirigentes de transportistas chilenos amenazaron al Gobierno con un paro nacional indefinido si no cumplen con sus demandas en un plazo de siete días tras un atentado incendiario que el pasado lunes destruyó 29 camiones en una localidad de la región de Los Ríos.

"Esperamos que el Gobierno comprenda la gravedad de la situación y resuelva este grave problema", señaló a los periodistas el presidente de la Confederación Nacional de Transporte de Carga de Chile (CNTC), Sergio Pérez, tras entregar la noche del martes en la sede del Ejecutivo una carta con cinco petitorios.

Pérez explicó que las bases de las agrupaciones gremiales definieron este martes la realización de una movilización nacional de carácter indefinida "en caso de que este petitorio no sea aceptado en su totalidad por el Gobierno dentro del plazo de 7 días, contando desde la fecha de esta declaración".

Indicó que más de 50 dirigentes provenientes desde la región de Coquimbo hasta Chiloé, estuvieron reunidos por más de dos horas en un restaurante en Santiago, desde donde salió la misiva entregada en el Palacio de La Moneda.

Entre las peticiones de los dirigentes de los transportistas chilenos está la implementación de vigilancia "permanente y efectiva" a través de personal policial y que se designe un delegado presidencial "para enfrentar la quema de camiones en el sur de nuestros país, y el robo de camiones y sus cargas en las rutas de Chile".

TE PUEDE INTERESAR: Camioneros protestaron contra la inseguridad y emplazan al sistema judicial chileno

También piden al Gobierno suma urgencia a la modificación de la Ley Antiterrorista y la creación de una unidad de investigación y persecución penal a cargo de un grupo de élite, compuesto por Carabineros de Chile, la Policía de Investigaciones, y el Ministerio Público para las regiones afectadas por el terrorismo.

Los 29 camiones destruidos prestaban servicios a un aserradero y una planta de la Celulosa Arauco instalada en la región de Los Ríos.

Según la empresa Sotraser, dueña de los vehículos, las pérdidas sumaron unos 6 millones de dólares y el ataque incendiario dejó sin su fuente laboral a unas 70 personas.

El presidente de ChileTransporte, Víctor Manuel Jorquera, dijo a la prensa que "ya llevamos 89 camiones quemados en lo que va de este año y derechamente creemos que es el momento de decir basta".

"No queremos que nos sigan quemando camiones, no queremos que nuestros conductores y familias sigan siendo violentados y se sigan viendo con su fuente de trabajo en peligro", enfatizó.

LEA TAMBIÉN: Desmienten audio que anuncia paro nacional de camiones difundido por redes sociales

En el sur de Chile se arrastra desde hace décadas un conflicto entre comunidades mapuches que reclaman la propiedad de tierras ancestrales y empresas agrícolas o forestales, que en los últimos años ha derivado en episodios de violencia en los que han muerto varios comuneros, policías y agricultores.

Al mismo tiempo, varias decenas de comuneros han sido procesados y condenados por diversos delitos, principalmente atentados incendiarios contra propiedades rurales, camiones, maquinaria agrícola y forestal, bosques e iglesias.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital