Es realmente lamentable la catastrófica situación que han implicado los incendios forestales de este año en el centro-sur del país. La región de Coquimbo no ha estado exenta de ello, registrándose también algunos eventos. 

La cobertura noticiosa sobre estos hechos ha sido vasta, pero a mi juicio, no se ha hecho una correcta mención sobre dos aspectos fundamentales:

  • La vegetación, sea pino, eucaliptus o bosque nativo, no es culpable de los incendios.  Al contrario, una cuenca con vegetación tiene potencialmente más agua almacenada.
  • El cambio climático, si implica escasez hídrica, viento y mayor temperatura, es un factor para la propagación de incendios, pero no los causa.

Debe quedar absolutamente claro que en Chile los incendios naturales prácticamente no existen, y por lo tanto, son provocados de manera intencional o descuidada por los seres humanos. Junto con combatir los incendios, se requieren intensas campañas de educación que concienticen a la población nacional sobre lo catastrófico que puede ser su accionar.

Atte.,

 

Gabriel Mancilla, Ingeniero Forestal

Director Ejecutivo

CAZALAC

Más en esta historia

- {{historia.created}}

Cargando ...

Autor

Máster Gratuito en Marketing Digital