Un niño curioso, avizor adelantado, depara confianza para avatares de vidas paralelas en el horizonte. Cuando un recordado dibujante capta la imagen del pequeño en su primera salida fuera del hogar materno. Donde la sensibilidad de otros creativos reparan en el valor. Bernardo te llamaremos…  Bernardo O`Higgins Riquelme (Chillan, Chile, 20 Agosto 1778 – Lima, Perú, 24 Octubre 1842). -“Hijo natural de Ambrosio O’Higgins quien fue gobernador de la Capitanía General de Chile y virrey del Perú, y de Isabel Riquelme Meza (…) En 1802.a los 24 años, regresó a Chile y se radicó en la hacienda de San José de las Canteras, recibida en herencia, dedicándose a las labores agrícolas”. (Wikipedia). Aunque la información  o´higiniana que aporta la enciclopedia  es generosa, rescatamos sólo la idea de una partida.En la ilustración con dibujos a mano alzada, Mario Silva (Core) deja su estilo Es el paisaje abierto  de Chillán con un jinete – Talavera- cabizbajo que lleva en el cabezal de la montura a un niño que mira las riendas de un caballo enjuto y deprimido. Es la primera salida para el niño.  No, no hay árboles y sobresale un fondo de amarillo rey. Es tiempo en que niñas y niños juegan a la forja de  naciones en el Sur del continente. Simón Bolívar, José de San Martín, Javiera Carrera y otras figuras históricas. Ya Bernardo no es el niño de antes; ahora, educado en Lima y Londres viene influido por Francisco de  Miranda y otros visionarios.  Pero habíamos quedado con un arquetipo original que revela, además, el espíritu libre de una mujer joven que a los 18 años de edad es madre del niño con piel blanca, ojos azules y pelo colorín.  Isabel y  Rosa, hermana,  son acompañantes hasta el final. Finalmente, desde el retrato realizado por Gil de Castro y otros  tales como el Cruce de los Andes o el Abrazo de Maipú hay otros matices. Hoy, sólo cabe recordar, el nacimiento de Bernardo: el niño de Chillán Viejo.  

Otras columnas de este autor

 

 

 

X