Cada loco con su tema” se grabó en mayo de 1983 en los estudios madrileños de Eurosonic y es el decimoséptimo álbum de Joan Manuel Serrat.  Fue editado por la compañía Ariola e incluye nueve temas con letra y música del cantautor catalán. Es un disco que está marcado por la nueva realidad política española. El triunfo del Partido Socialista en las elecciones de 1982 que traería una renovada ilusión en todo el país. La obra de Serrat caminaría a través de esta ilusión, luego contaminada con el poder y el paso de los años que suele relativizarlo todo, contaminación que también quedaría plasmada en pasajes de la obra del cantautor barcelonés.“Cada loco con su tema” se abre con el tema homónimo. Nos encontramos con una canción esencial en la discografía de Serrat de los años ochenta. Un  tema que le sirvió durante algunos años de vibrante apertura en muchos de sus recitales. Es una auténtica declaración de principios de una extraordinaria fuerza musical e interpretativa, llena de referencias vitales, emocionales, éticas y estéticas por parte del cantautor. Una canción optimista, que reivindica lo popular, con un inspirado uso del lenguaje coloquial.Es una canción de gran complejidad rítmica, de rica sonoridad mediterránea, auténtico canto de afirmación personal que es también discurso colectivo, donde, por encima de cualquier otra consideración, se exaltan la vida, las pequeñas cosas, el ámbito de lo cotidiano, aquello que forma parte de las referencias personales del cantautor.Y en ese abanico de preferencias personales no puede faltar la calle, el barrio, la naturaleza, la gente de a pie, el lunar de la cara de la persona amada o la razón que siempre ha de imponerse a la fuerza.La portada del disco parece sugerir una visión alborotada de la España que está superando los espasmos de la dictadura. “Se puede afirmar que refleja un país más divertido, un país que, además, se atreve a confesar que se está divirtiendo mucho”, opina Serrat. 

Otras columnas de este autor

 

 

 

X