Una casona aldeana, conocida y eso, revive retrato de morador abastero e investigador aficionado en la cultura diaguita. Cuando la Fiesta Patronal del pueblo reúne a quienes conocieron a tan recordado personaje. Donde quedó un dicho a modo de saludo. Indio criado con... Mientras la procesión religiosa - Dgo. -08-01-2017 - retorna al son de los repiques por la calle única del pueblo no más  de tres cabecitas blancas observan de reojo el lugar, cerrado actualmente, de una carnicería atendida por su único dueño: El Chato Pinto. “Terraleando” (1980) dice: “La raíz de camarote. Los chepicales hirsutos entre tierra y pedregales alargaron sus raíces en saludo de profundidad a las máximas traviesas de don Máximo. El Chato - así lo llamaban sus amigos-, no dudaba de las raíces genealógicas de los más humildes o estirados vecinos. ¡Todos - aseveraba don Máximo- son unos indios criados con raíz...de camarote! Y continuaba con un sirimil de reflexiones un tanto profanas, pero, con un sabor criollo que terminaba por hacer reir hasta al más ofendido auditorio. La Chépica -voz  araucana- de ese reducto hortelano de los diaguitas cobró fuerza al propagarse en las travesuras juveniles bajo el sinónimo del camarote estepario de El Valle de Elqui. Si alguien estrenaba un traje nuevo o empleaba algunas palabras fluidas en sss... De inmediato se escuchaba una voz conocida:-¡Ah, miren el indio, no digo yo! Y el apodo infalible junto a la máxima madurada acompañaría por siempre a tan osado innovador de las costumbres de la aldea. Las damas, sacrificadas dueña de casa, acudían a la carnicería pueblerina sabiendo de antemano la estrategia comercial de don Máximo. En efecto, metáforas y comparaciones con princesas y hadas - mientras se efectuaba la compra- y la infaltable raíz de camarote al momento de terminar la transacción. Y , esto, con un poco de suerte, pues, si alguien reclamaba por la calidad y medida del producto tendría a su haber, no una raíz sino un hato de camarote...y otros agregados. La raíz sofisticada se viste de lexema de base.  

Otras columnas de este autor