Estamos todos preocupados y ocupados en enfrentar esta pandemia mundial. Lo hacemos primero cuidándonos, para así cuidar a los que más queremos; también a nuestros vecinos, compañeros de trabajo y a todo un país. Para los que tenemos cargos de responsabilidad pública la obligación es el doble: no solo no exponernos nosotros y no exponer a los otros –la OMS nos advirtió que los políticos estamos muy expuestos a contagiar a los demás, por gente con la que nos reunimos y saludamos -, sino por la necesidad de adoptar decisiones oportunas, precisas y con fundamento médico y científico. Dicha responsabilidad se extiende también a la necesidad de actuar con mesura y de manera coherente, cediendo a la tentación del populismo y el rédito político de corto plazo.

Me preocupa en ese sentido la discordancia que hemos visto esta semana en las opiniones públicas que ha manifestado la Autoridad Sanitaria, el Colegio Médico, la OMS en Chile y los alcaldes. En momentos en que la ciudadanía más necesita recibir sólo UN mensaje, entender cuál es el plan; hemos visto con preocupación acusaciones cruzadas entre alcaldes y el Colegio Médico por una parte, y el Ministro de Salud por la otra. Particularmente esas diferencias se dan respecto de la opción de decretar “cuarentena total” recomendada por el Colegio Médico, apoyada por los alcaldes, pero desaconsejada por la OMS en Chile. Obviamente existen soluciones intermedias, como el Lockdown que es el cierre perimetral de una zona, que no es sinónimo de cuarentena masiva.

Lo que exigimos es que Gobierno, Colegio Médico y la OMS se sienten a una misma mesa y no se paren hasta concordar UN solo plan para enfrentar el COVID-19, dejando los protagonismos de lado. Mientras tanto, la recomendación de “Quédate en Casa” debiera ser la más prudente, sobre todo cuando en la Región de Coquimbo aún podemos tener la trazabilidad de los casos detectados.

Cada uno debe actuar con generosidad desde el ámbito de su competencia. En el Congreso ya aprobamos el proyecto que permite evitar alzas en los precios de medicamentos, y se llegó a un consenso de los partidos que suscribieron el acuerdo por la Nueva Constitución para postergar todo el calendario electoral, partiendo por el plebiscito del 26 de Abril. Lamentablemente no hubo generosidad de la UDI para votar nuestro proyecto que posterga el pago del permiso de circulación, ni del PC, el FA y el FRVS para permitir la votación telemática en el Congreso, de manera que éste siga funcionando (aún en cuarentena) en los proyectos necesarios para enfrentar la pandemia. Espero podamos tener los votos para despacharlos en los próximos días, junto con el proyecto de teletrabajo, más necesario que nunca.

Autor

Imagen de Matias Walker
Diputado de la Región de Coquimbo.