Crédito fotografía: 
La Tercera
El exguerrillero tiene pendientes en Chile dos condenas a cadena perpetua, una por el asesinato del senador Jaime Guzmán en 1991 y otra por el secuestro de Cristián Edwards, hijo del propietario del diario El Mercurio, Agustín Edwards.

El exguerrillero chileno Mauricio Hernández Norambuena, condenado por el asesinato de un senador derechista en 1991, llegó este martes a Chile después de ser extraditado desde Brasil, donde estaba preso desde 2002 por el secuestro de un publicista.

El antiguo dirigente del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), una organización guerrillera que combatió la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), llegó a Santiago en un avión de la Fuerza Aérea que aterrizó cerca de las 04.00 hora local procedente de Sao Paulo.

Hernández Norambuena, de 61 años, fue trasladado a la Cárcel de Alta Seguridad (CAS) de Santiago, el mismo recinto del que se fugó en helicóptero en 1996 junto a tres otros miembros del FPMR.

El exguerrillero, conocido también como "comandante Ramiro", tiene pendientes en Chile dos condenas a cadena perpetua, una por el asesinato del senador Jaime Guzmán en 1991 y otra por el secuestro de Cristián Edwards, hijo del propietario del diario El Mercurio, Agustín Edwards.

Pena de 30 años

El acuerdo al que llegaron las autoridades chilenas y brasileñas, sin embargo, establece que Hernández Norambuena cumplirá en su país una pena de 30 años de cárcel, el máximo que contempla la legislación brasileña.

Esto se explica por la aplicación del tratado que firmaron el Mercosur -del que Brasil forma parte- y Chile en 2012, que establece que el extraditado tendrá en el país solicitante la pena máxima del país que concede la extradición.

A esos 30 años de condena, además, posiblemente se le restarán los tres que el exguerrillero cumplió en la Cárcel de Alta Seguridad antes de fugarse en 1996.

El juez Mario Carroza, que lidera las causa de Hernández Norambuena en Chile, se reunió con el reo en el CAS y aseguró que el miércoles volverá a verlo para resolver "algunas dudas" sobre su fuga en 1996 y otros asuntos.

Además consideró que la permuta de las dos cadenas perpetuas por la condena a 30 años es un tema que aún no está resuelto.

"Debo recibir los documentos de Brasil, que dicen relación con los 30 o 40 años (de condena), que es un tema no resuelto todavía", dijo el magistrado a medios locales.

El ministro de Justicia, Hernán Larraín, había confirmado el lunes que la extradición del exguerrillero era inminente, después de que durante el fin de semana sus familiares denunciaran que había sido trasladado desde la cárcel a dependencias de la Policía brasileña.

Un poco de historia

El FPMR, que atentó sin suerte contra Pinochet en 1986, se dividió tras la recuperación de la democracia y una facción que persistió en la violencia como herramienta política asesinó a tiros a Jaime Guzmán cuando salía de impartir una clase de Derecho en la Universidad Católica.

Guzmán era el fundador del partido ultraconservador Unión Demócrata Independiente (UDI) e ideólogo del régimen de Pinochet.

Después de la fuga de la cárcel en 1996, Hernández Norambuena pasó por Cuba y en 2002 fue detenido y condenado a 30 años en Brasil por participar en el secuestro del publicista Washington Olivetto.

Hernández Norambuena se convierte así en el primer miembro del comando que organizó y ejecutó el asesinato del senador en regresar a una cárcel chilena tras la fuga de 1996.

Palma Salamanca

Ricardo Palma Salamanca, condenado como autor material del crimen y que también se fugó del CAS en 1996, está actualmente en Francia con asilo político otorgado por las autoridades galas.

Raúl Escobar Poblete, conocido como el "comandante Emilio", está preso en México desde 2017 con una condena de 60 años por el secuestro de una ciudadana franco-estadounidense, aunque el Gobierno chileno también ha solicitado su extradición.

Galvarino Apablaza, acusado de ser el autor intelectual del asesinato de Jaime Guzmán y líder del FPMR desde 1988 hasta 2001, huyó a Argentina, donde se le dio el estatus de refugiado, condición que le fue retirada en 2018 y que actualmente se encuentra en apelación.

Otro implicado en el crimen de Guzmán, Juan Gutiérrez Fischmann, no ha podido ser detenido aún y se sospecha que vive en Cuba.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X