• El comisario subrayó que luego del aborto, la joven no recibió ningún tipo de asistencia médica, lo cual derivó en el grave deterioro de salud que la obligó a acudir a la clínica talquina.
Crédito fotografía: 
Referencial
Los padres no tenían conocimiento alguno de que su hija presentaba un nuevo embarazo.

Pocos días antes del 29 de octubre, una joven llegó a una clínica privada de Talca, afectada por una septicemia y sangramiento profuso. La Fiscalía ordenó indagar el caso. El personal de la PDI acudió al domicilio de la joven, pero al ingresar a su dormitorio, se encontraron con un recién nacido ya muerto de hace tres días bajo el colchón.

Este miércoles, Camila Andrea Retamal Cáceres (21) fue formalizada por el delito de infanticidio y quedó en prisión preventiva.

Iván Ortiz, jefe de la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI de Talca, explicó que la presunción era que la paciente habría dado a luz en una fecha reciente. Por ello, los detectives acudieron al domicilio de sus padres, en la Villa Doña Ignacia, de la capital del Maule.

“Se trata de una mujer joven que ya tenía un hijo, de cinco años, y que ocultó su segundo embarazo a los padres, por miedo a que supuestamente la obligaran a abandonar ese domicilio o bien que le prohibieran ver al otro hijo que ella está criando", Iván Ortiz, jefe de la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI de Talca

Los padres no tenían conocimiento alguno de que su hija presentaba un nuevo embarazo.

Ortiz precisó que, junto con el hallazgo del cadáver, también se encontraron píldoras ocultas en el dormitorio, utilizadas para generar contracciones y el parto inducido. El jefe policial apuntó a motivaciones personales y familiares.

“Se trata de una mujer joven que ya tenía un hijo, de cinco años, y que ocultó su segundo embarazo a los padres, por miedo a que supuestamente la obligaran a abandonar ese domicilio o bien que le prohibieran ver al otro hijo que ella está criando. (…) Ella oculta el embarazo, utilizando ropa ancha y polerones (…) Y tuvo al bebé en el baño de la casa”, indicó.

El comisario subrayó que luego del aborto, la joven no recibió ningún tipo de asistencia médica, lo cual derivó en el grave deterioro de salud que la obligó a acudir a la clínica talquina. Los médicos detectaron la evidencia del precario parto y alertaron a la Fiscalía.

Causa de muerte

Luego de rescatar el cadáver del recién nacido, los detectives derivaron el cuerpo al Servicio Médico Legal (SML). Se trataba de un lactante de sexo masculino, nacido con 41 semanas de gestación, midió 53 centímetros y pesó 3,149 kilos.

La autopsia estableció que el bebé nació vivo, pero no logró aclarar la causa de muerte, por lo que la primera conclusión fue “indeterminada”.

Frente a ello, el fiscal a cargo ordenó la intervención del SML de Santiago, donde, sumado a los hallazgos de la PDI, la segunda autopsia reveló que el bebé murió por asfixia causada por estrangulación.

Luego del parto, la imputada habría utilizado la manga de una camisapara amarrarla al cuello de la víctima y la habría apretado hasta que dejó de respirar.

Infanticidio

Con estos antecedentes, el fiscal presentó los cargos en contra de Camila Retamal, como autora material del delito de infanticidio. Exigió prisión preventiva como medida cautelar, pese a que la imputada no registra antecedentes penales.

Tras la defensa de la joven madre, el Juzgado de Garantía de Talca acogió la solicitud del fiscal, por lo que Retamal fue remitida al Centro Penitenciario Femenino (CPF), mientras que a su defensa le restan cuatro días para apelar en contra de la resolución judicial.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X