• Un gran porcentaje de las denuncias de abuso sexual corresponden a víctimas mayores de 14 años.
Crédito fotografía: 
Cedida
A través de estadísticas realizadas por la Policía de Investigaciones durante el primer semestre de este año, develan una realidad respecto al perfil de los imputados y además el predominio de las denuncias por abusos de connotación sexual en menores de 14 años. Son 41 casos registrados en la PDI, versus 14 acusaciones del mismo delito contra victimas mayores de edad.

Desde que comenzó la pandemia en Chile, las denuncias por abusos sexuales han disminuido en los organismos encargados de la protección de menores y cuerpos de seguridad. Esto no significa que estén ocurriendo menos, si no se debería a algunos factores determinantes a la hora de concretar acusaciones de esta índole como el cierre de establecimientos educacionales, los cuales en muchas ocasiones derivan los casos a las policías.

Lo cierto es que estos hechos siguen existiendo y tras esta realidad, la Policía de Investigaciones a través de la Jefatura Nacional de Delitos Sexuales (Jenades), realizó un análisis respecto al comportamiento de estos delitos durante la pandemia, incluyendo los primeros meses de este año.

El informe arrojó que los delitos sexuales más frecuentes son precisamente los abusos a menores de 14 años donde existen 768 casos, mientras que las agresiones sexuales a mayores de 14 años corresponden a 391 denuncias. En tanto en los delitos de violación a mayores de 14 años son 345 acusaciones que han sido formalizadas a nivel nacional.

“Por lo general son los padrastros, abuelastros, papás biológicos, tíos, primos, y después viene los conocidos como amigos y compañeros de cursos”, Osvaldo Silva, comisario Brisex La Serena

En la región, la tendencia es igual, donde la mayor cantidad de denuncias  por ilícitos sexuales son hacia menores de edad. El subjefe de la Brigada de Delitos Sexuales de La Serena, el comisario Osvaldo Silva, señaló que los perfiles que mantienen quienes cometen estos abusos, la mayoría  son imputados conocidos de la víctima. “Por lo general son los padrastros, abuelastros, papás biológicos, tíos, primos, y después viene los conocidos como amigos y compañeros de cursos”, asegura el detective.

En temas estadísticos, en la región de Coquimbo, el gran número de personas que están involucrados en este tipo de delitos, un 85% corresponde a familiares de las víctimas, por otro lado, un 15% de imputados son desconocidos, de los cuales, el comisario sostiene que “la mayoría son hombres y mayores de 18 años”.

Las denuncias por abuso sexual y otros hechos que fueron registradas desde enero del 2020 hasta la fecha, han sido 128 a nivel local, en donde se dividen 41 por abusos sexuales a menores de 14 años, mientras que 14 acusaciones de la misma connotación a mayores de esa edad. Las cifras de denuncias por violación a menores de 14 años son 10 y en tanto los delitos de promoción y producción de material de pornografía infantil suman dos casos en la región.

En delitos de explotación sexual, el perfil es el mismo

Desde el Programa de Protección Especializado en Explotación Sexual Comercial Infantil y Adolescente (PEE), la coordinadora regional, Karen Tapia, explicó que dentro de los casos que se encuentran en la red, los explotadores mantienen las mismas características. “Por lo general son de sexo masculino, entre los 20 -35 años, son los hombres que establecen contactos con los niños, niñas y adolescentes (NNA)  a través de redes virtuales. Otro grupo es desde los 20 a los 40 años y a veces mayores, estos establecen relaciones sentimentales (abusivas) con NNA, siendo estos cercanos al grupo familiar”.

“Por lo general son de sexo masculino, entre los 20 -35 años, son los hombres que establecen contactos con los niños, niñas y adolescentes (NNA)  a través de redes virtuales”, Karen Tapia, coordinadora programa PEE

Bajo este contexto, las características que existen en los explotadores son sistemáticas por la vía del estupro y efectúan las mismas dinámicas abusivas, engaño y manipulación con adolescentes.

¿Por qué disminuyeron las denuncias?

El confinamiento tras la emergencia sanitaria ha sido un factor determinante para la disminución de las denuncias por abusos sexuales. Este escenario no es precisamente por la baja de actos, sino que más bien por la falta de actores que evidenciaban estos hechos como establecimientos educacionales, profesores o programas.

Así lo confirma el comisario Silva, “estamos preocupados porque el descenso observado en los delitos se deba a que las víctimas no puedan denunciar por el confinamiento y la falta de espacios de alejamiento del agresor. En la región de Coquimbo, durante el año 2019 entre los meses de marzo a junio se habían cursado 84 denuncias y en  el mismo periodo de este año, se han cursado 54”, manifestó el detective de Brisex La Serena.

En el mes de junio las denuncias por estos delitos han tenido una baja de 75% a nivel nacional, dando un total de disminución en un 52% entre marzo y junio.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día