• Margarita López acababa de celebrar sus 42 años. Era madre de dos hijos. Por su parte, Humberto Lamas (43) era un electricista y futbolista amateur, había sido padre hace tres meses.
Crédito fotografía: 
Cedida / Lautaro Carmona
Margarita López Villalobos había ido a celebrar su cumpleaños número 42 en una parcela en Pan de Azúcar. La madre de dos hijos y microempresaria jamás imaginó que nunca retornaría. Cuando regresaba a su hogar en La Serena –Las Compañías- junto a su amigo Humberto Lamas (43) trabajador eléctrico quien hace apenas tres meses había visto nacer a su tercer hijo, volcaron en un canal de regadío a la altura de Cruz de Caña. No pudieron salir del automóvil y fallecieron ahogados.

La mañana del lunes fue la más triste para dos familias de Las Compañías. La semana comenzaba normal, sin embargo una noticia oscureció para siempre sus vidas y, pese a que están luchando por levantarse, tienen claro que no será nada fácil.

Las primeras incertidumbres

A través de las redes sociales comenzaba a circular una confusa información. Un automóvil había volcado y caído a un canal de regadío en el sector de Cruz de Caña en Pan De Azúcar. Bomberos trabajaba en el rescate de los ocupantes del vehículo que ya se encontraban fallecidos, el problema fue que no se sabía cuántos iban a bordo y las primeras informaciones consignaron que eran tres personas, entre ellas una mujer embarazada. A esas alturas, había más dudas que certezas.

Lee También: "Dos fallecidos tras volcar vehículo en canal de regadío en Cruz de Caña"

Pero a medida que las horas transcurrían todo se fue aclarando. Sobre todo luego que los voluntarios rectificaran la información preliminar. Finalmente las víctimas eran dos, y lo de la mujer embarazada no tenía asidero.

Según detalló el Fiscal Andrés Gálvez, el accidente habría ocurrido entre las 4 ó 5 de la madrugada y los ocupantes, un hombre y una mujer, fallecieron por inmersión. “El vehículo se dirigía de oriente a poniente y habría perdido la dirección en el cruce, cayendo al canal Bellavista de aproximadamente 5 metros de profundidad”.

“Eran ellos”

Mientras todo esto se desarrollaba en el sitio del suceso, al que concurrió personal de la SIAT, y Labocar de Carabineros, en Las Compañías, La Serena, las familias Lamas Pizarro y López Villalobos, ya estaban alertados de la información, y algunos presentían que podía tratarse de sus seres queridos, dadas las características del vehículo y el lugar del accidente.

Pese a que guardaban la esperanza de que no fueran ellos. Durante la tarde, el llamado desde distintos organismos, y algunos amigos, les corroboró lo que nunca habrían querido escuchar: Los fallecidos eran Humberto Lamas Pizarro (43) y Margarita López Villalobos (42). Se hacía realidad la peor pesadilla y ya no había vuelta atrás.

De la alegría a la tristeza

Pero, ¿quiénes eran estas personas?, ¿qué historias guardaban aquellos nombres? Quisimos averiguarlo y nos encontramos con sueños inconclusos tras un final que llegó en el momento menos esperado.

Todavía es materia de investigación, por ejemplo, la dinámica de los hechos y desde dónde provenían las víctimas. Sin embargo, de acuerdo a los antecedentes entregados a Diario El Día por los propios familiares, los dos amigos regresaban de una fiesta en una parcela cercana en Pan De Azúcar, en la que Margarita López, una de las fallecidas, estaba celebrando su cumpleaños número 42. Uno de los invitados era Humberto Lamas, con quien se conocía desde joven al haber crecido en los mismos barrios de Las Compañías. Jamás pensaron que la amistad terminaría ese día trágicamente.

Se les pasó la hora, y como vivían cerca Margarita y Humberto decidieron partir juntos del lugar, abordaron el vehículo de Lamas y emprendieron rumbo de vuelta a sus hogares, a los que no pudieron llegar luego que la muerte los alcanzara. Fue su última celebración.

Margarita, la emprendedora

Ayer por la mañana, la casa de Margarita López estaba vacía, y el negocio tipo bazar que atendía todos los días no estaba funcionando. Sin embargo, sus vecinos estaban consternados con la noticia.

Marcos Urrutia, quien conocía tanto a Margarita como a toda su familia “desde siempre”, enfatizó en la fuerza que tenía la mujer, ya que hace unos años había comenzado con un pequeño local y poco a poco fue progresando, agrandando su negocio, y ahora se encontraba ampliando su casa de dos pisos haciendo piezas para el arriendo. “Era muy esforzada y buena para los negocios. Habilosa. Así sacó adelante a sus dos hijos, una niña ya mayor y un niñito más pequeño con quienes vivía”, relata el vecino.

Avanzando por la calle, la impresión es la misma. “Siempre estaba presente cuando uno necesitaba algo, la verdad es que yo no recuerdo nunca haberla visto enojada y por eso era tan querida acá. En realidad esa familia es muy querida, porque son nacidos y criados en el sector”, contó Anita, dueña de una peluquería.

Días felices

Su hermano René López, con pesar, se refiere a la pérdida insuperable que implica la partida de su hermana menor, quien era uno de los pilares de la familia. “Mi madre es la más afectada, y se entiende, eran muy unidas, y no sabemos cómo darle consuelo. Es algo muy difícil que nos va a costar a todos, pero particularmente a ella”, cuenta.

Se enteró de lo ocurrido por un llamado de un amigo, pero en principio no dio crédito, hasta que se confirmó. “Estaba la sospecha, fue harto rato de incertidumbre, pero al final otro amigo que estaba en la misma fiesta que estaban ellos, fue al lugar y vio que era el auto. Ahí a uno no le queda más que llorar”, expresó.

Asegura que, pese a la tragedia, su hermana fue feliz en sus últimos días. Venía llegando de unas bellas vacaciones junto a su hermana y su madre, con quienes habían viajado a la ciudad peruana de Tacna. “Habían llegado el sábado, felices. Yo la vi y estaba radiante porque estaba de cumpleaños al otro día y encima le estaba yendo sensacional en sus negocios. Estuvo en su casa esa tarde y la mañana del domingo, y luego se fue a la fiesta”, afirma el hermano.

Respecto a los hijos, la mayor se ha mostrado tranquila, y el menor de 11 años, parece no asimilar lo sucedido. “Nosotros le contamos lo que pasó, pero es como que no asimilara. Está metido en sus juegos y cosas, pero en algún minuto tendrá que liberar todas las emociones que tiene guardadas. Eso es algo que nos tiene preocupados”, precisa.

El fútbol y el trabajo

“Era puro fútbol, fútbol y trabajo”. Así describe Lorenzo Lamas, padre de Humberto a su hijo fallecido. Cuenta que tenía un buen pasar económico, debido a que había estudiado electricidad y actualmente se desempeñaba en el rubro de manera particular con muy buenos resultados. “Tenía pegas por todos lados. No le faltaba, y más encima no era apatronado entonces hacía lo que quería. Era Libre, aunque trabajaba mucho”, dice su padre.

Acérrimo hincha de la Universidad de Chile, fue un futbolista frustrado que incluso estuvo en las cadetes de Club Deportes La Serena, las que debió dejar porque privilegió sus estudios de electricidad. “Era muy bueno para la pelota. Cuando más chico pasaba jugando y quería ser profesional, pero entró a estudiar y los horarios no eran compatibles. Pero no dejó de pelotear, iba prácticamente todos los fines de semana a la cancha, y jugaba por el club Pedro Aguirre Cerda de Las Compañías”, relata don Lorenzo.

Los domingos eran familiares. Se juntaban en la casa de los padres tanto Humberto, su señora y sus hermanos, para almorzar y compartir, pero este domingo fue particular, ya que no estuvo presente, según detalla su padre. “Yo no sabía dónde andaba. Pensé que había ido a jugar a la pelota, pero nunca me enteré de que había ido a una fiesta ni nada de eso. Tampoco sabía que tenía amigos por Pan De Azúcar, por eso me extrañó tanto el lugar donde pasó todo”, cuenta.

Se enteró de la noticia cuando venía de Ovalle, pero nunca imaginó que se trataba de su hijo. “Todo era confusión porque decían que eran tres personas, después dos, hablaron del auto azul, pero yo ni idea que mi hijo pudiera andar por esos lados, hasta que mi señora me llamó, y me dijo que había fallecido, que le habían avisado”, puntualiza, con dolor.

Un bebé de tres meses

Humberto era padre de tres hijos. Dos mayores y el último que había nacido hace solo tres meses, lo que tenía al hombre tremendamente feliz. “Estaba chocho con su guagua”, cuenta su hermana, quien enfatiza en que el recuerdo que deja, será positivo  en todos lados. “No creo que nadie tenga algo malo que decir de él. Era muy honesto en su trabajo, buen amigo, buen hermano y padre. Siempre estuvo con sus hijos, y ahora con el bebé más que nunca estaba mostrando esa faceta. Es muy triste, porque el niño nunca va a conocer a su papá, pero nosotros como familia siempre vamos a estar ahí, apoyándolo, a él y a la señora que está muy mal en estos momentos”, finalizó.

La investigación

El día de ayer se llevó a cabo la autopsia de ambos cuerpos en el Servicio Médico Legal, para tener el detalle de la causa de muerte, y determinar si existían presencia de alcohol, según informó el director del SML, el doctor Jorge Díaz. “En la autopsia tomamos las muestras correspondientes, para determinar todo tipo de variables que pudiesen influir en el deceso. Todo el proceso debiese terminar de aquí a tres meses debido a que los exámenes toxicológicos, por ejemplo, se deben enviar a Iquique”, indicó. Los cuerpos fueron entregados a los familiares durante la tarde de ayer y se llevaron a cabo ambos velatorios en sus correspondientes domicilios.

Desde la SIAT (Sección de Investigación de Accidentes de Tránsito) de Carabineros, el capitán César Lillo informó que el proceso de investigación sigue su curso y no se puede descartar ninguna hipótesis. “Se están trabajando las causas respecto a si hubo alguna situación mecánica del vehículo, se está analizando la vía respecto a las condiciones que se encontraron, y también es fundamental el trabajo que está realizando Labocar respecto a la pericia de los cuerpos. Y se está viendo si existió presencia de más personas en el lugar, como otro vehículo”, manifestó.

Pero admitió que otra de las líneas de investigación es que se haya tratado de un accidente producido por un error en la conducción. “Puede que en la curva que hay en el lugar, se haya superado la velocidad crítica, lo que pudo haber proyectado el volcamiento final al interior del río. Pero hasta ahora, todo eso se está investigando”, finalizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X