• Uno de los lugares donde ha proliferado el consumo de la sustancia en La Serena es en calle Anfión Muñoz, a un costado del Hospital San Juan de Dios y muy cerca del cuartel de la PDI
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Para la entidad de Gobierno, la cifra es positiva, pese a que sólo se habla de “grado de recuperación” y no de “recuperación total”. Esto, sumado a que, de acuerdo a estadísticas internacionales entre un el 60% y el 80% de los pacientes que se tratan por sustancias recae.

El reportaje de diario El Día publicado este lunes, dejó en evidencia el alto nivel de impacto que ha alcanzado el consumo de drogas en la Región de Coquimbo. La investigación, abordó en particular a la pasta base, sustancia con mayor prevalencia entre los adultos de la zona que requieren algún tipo de tratamiento.

Según cifras de Senda, el 66,3% de quienes recurren a rehabilitación son dependientes de esta droga, un número que, para la directora ejecutiva de Fundación Casa De la Esperanza, Carolina Hidalgo, sería mucho mayor, llegando incluso a un 90% en los usuarios que concurren a los programas de esta entidad privada que funciona con recursos del Estado.

“Ellos (las personas en tratamiento) fueron trabajando su adicción y lograron un abandono total o una reducción de la sustancia. Hoy día estamos enfocados en aumentar las cifras de recuperación”, Fernanda Alvarado, directora regional de Senda.

La falta de centros

Fue precisamente Hidalgo quien enfatizó en que la cobertura para el tratamiento en lo que tiene que ver con los residenciales, la única salida para quienes han llegado a niveles de consumo que no pueden dejar estando expuestos y requieren internarse, es deficitaria.

En la región de Coquimbo, existen dos centros residenciales uno para mujeres y otro para hombres, y en lo que respecta al de hombres (quienes también tienen mayor prevalencia que las mujeres a la pasta base) sólo hay 20 plazas, cifra muy baja en relación en la demanda de tratamiento, por lo que una persona debe esperar, en algunos casos hasta seis meses, tiempo en el cual muchos de ellos desisten de la decisión de recuperarse y vuelven al círculo vicioso.

Respuesta de Senda

Consultada la directora regional de Senda, Fernanda Alvarado, aseveró que están conscientes del flagelo que produce la pasta base, “no sólo en la región, sino que a nivel país”, y asegura que, pese a que puedan faltar centros de internación, se trabaja para que la recuperación sea efectiva en programas ambulatorios. En ese sentido, precisó que en el 2018 ingresaron 754 personas a tratamientos financiados por Senda cuya droga principal era la pasta base, y de éstos, 411 pacientes tuvo algún tipo de logro terapéutico. “Es decir, fueron trabajando su adicción y lograron un abandono total o una reducción de la sustancia. Hoy día estamos enfocados en aumentar las cifras de recuperación”, manifestó.

754 personas ingresaron a tratamientos financiados por Senda en la región cuya droga principal era la pasta base.

Respecto a los seis meses que puede llegar a esperar un usuario para una internación, dijo que no sería tal, sino que el tiempo llegaría a los 10 días si la persona tiene la voluntad de ingresar a tratamiento. Sin embargo, aclaro que sí puede pasar más tiempo, pero que en este caso el paciente tiene la posibilidad de permanecer en el sistema ambulatorio, “porque no todos necesitan ingresar al programa residencial inmediatamente, eso va a depender de las complejidades del consumo que tenga la persona”, aseguró.

411 pacientes tienen algún tipo de logro terapéutico en los tratamientos.

Aumentando plazas en ambulatorios

Remarcó que, frente a la alta demanda, a lo que aspiran como Senda es a ir aumentando las plazas, más que la cantidad de centros. “Para eso es que gestionamos los recursos, evidentemente para poder atender a más gente, y no sólo por los residenciales, sino por los programas ambulatorios”, sostuvo. 4601i

Alto índice Recaídas

Según estudios internacionales, al igual que otras enfermedades crónicas, la adicción puede ser manejada con éxito en algunos casos ayudados por el tratamiento, pero el índice de recaídas es altísimo, fluctuando entre el 60 y el 80%.  

La naturaleza crónica de la enfermedad significa que la reincidencia en el abuso de drogas no sólo es posible sino también probable, con índices de recaída similares a los de otras enfermedades crónicas bien caracterizadas, tales como la diabetes, la hipertensión y el asma, que tienen componentes tanto fisiológicos como conductuales.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital