Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Están cansados y sus hijos afectados, una situación que dicen vivir desde hace años sin solución, hoy exigen la salida de la encargada, ya que acusan bullying de su parte, además de otras irregularidades. Desde el Servicio Local Puerto Cordillera indicaron que activaron todos los protocolos establecidos para esclarecer los hechos y determinar las responsabilidades.

Una serie de irregularidades fueron denunciadas por un grupo de apoderados de la Escuela Las Barrancas de esa misma localidad ubicada en el km 37 de la ruta D43.

Se trataría de supuestos casos de bulliyng y malos tratos hacia los menores por parte de la encargada del establecimiento educacional.

Una situación que dicen se vive desde hace años en la localidad  sin respuesta por parte del colegio, donde los padres más afectados han debido sacar a sus hijos y reubicarlos en otros recintos.

Uno de los casos fue el de Marisol Vega que pertenece a la comunidad de La Barrancas y hace dos años debió cambiar a sus nietos (actualmente de 6 y 8 años), quienes habrían vivido episodios de bullying de parte de la acusada.

“Todo empezó cuando el mayor de ellos empezó que no quería ir al colegio porque la señora le decía que no servía para nada, que era un burro, un día le dijo que era un inerte que no servía para esta sociedad” relató Vega.

Pese a que sus nietos ya no están en el colegio, dice que el cambio no fue una real solución para ellos, ya que debe gastar mensualmente entre $40 y $50 mil en locomoción, por lo que hoy lucha para cambiar la realidad de Las Barrancas.

Otra apoderada afectada, Tatiana Barría, indicó que esto pasó a ser un problema para toda la comunidad, ya  que se trata del único establecimiento educacional en el sector y fue construido para albergar a los menores del área, quienes deben ahora recorrer grandes distancias para educarse.

Barría contó que hace dos años su hijo ingresó al colegio, hoy cursa 4to básico y lo único que tiene claro es que lo cambiará porque ya no puede más.

“Ella no solo molesta y se burla de los niños, hace que sus compañeros se rían de ellos, hace clases en 5to y 6to y mi sobrina me cuenta. Los hace hacer muchos trabajos y cuando ellos los llevan se burla y hace que los demás se rían” relató.

Situación similar vive Claudio Vega, tiene un pequeño de cinco años matriculado y además apadrinó hace unos años a uno de los nietos de la señora Marisol, por lo que fue testigo de todo el sufrimiento del menor.

“Se burla de nosotros, nos menosprecia y nos mira en menos” son las palabras de los padres, quienes se sienten juzgados y discriminados por la dirección de la escuela.

Claudio agregó que desde la llegada de la actual encargada, el colegio ha bajado su calidad, que no existen horarios de entrada ni salida, que ahí la encargada hace lo quiere, no les piden autorización a los padres para salidas a terreno, entre otras acusaciones.

“Un día me encontré con mi hijo todo rojo y transpirado, había ido a la quebrada donde hay un hoyo gigante y súper peligroso, desde allí venían caminando todos los niños, cuando le pregunté me dijo que siempre salían en Educación Física y yo no tenía idea” comentó Tatiana Barría.

Salidas a terreno que no habrían sido autorizadas por los padres, pero que igual se realizan pese a contar con una cancha nueva en el recinto, pero que los apoderados indican que no se usa porque a la encargada del colegio le molesta la bulla de los niños.

 “Yo he tenido hartos problemas con ella, cuando hemos conversado siempre tira el mismo tema encima, que ella pertenece a la Democracia Cristiana”.

Vega por su parte agregó que, “siempre amenazándome cuando me citaba, que ella era de la Democracia Cristiana, que estaba apitutada por el diputado Walker, que no la iban a sacar de ahí”.

Una de las denuncias más graves que manifestaron los apoderados fue el de tres supuestos  intentos de suicidios de alumnos durante los últimos cuatro años desde que asumió la acusada.

Al intentar conversar con una de las madres, confirmó el intento de suicidio del menor e indicó que no se referiría al tema con la prensa, ya que el colegio no le prestó apoyo y desacreditó su historia en aquel momento, por lo que decidió trasladar a su hijo y no revivir nuevamente la experiencia.

Tema sensible

Diario El Día intentó obtener la versión de la acusada, quien manifestó, que no podía emitir declaraciones y que todas las consultas debían hacerse directamente al Servicio Local Puerto Cordillera.

Una situación compleja, ya que involucra a menores de edad y la vulneración de sus derechos por lo que todos los procesos de investigación se encuentran reservados en fin de proteger la integridad de los niños y niñas.

De acuerdo a lo señalado por la Presidenta del Centro de Padres y Apoderados, María Galleguillos, en mayo presentaron los antecedentes junto a la denuncia respectiva en la Superintendencia de Educación.

Al mismo tiempo presentaron cartas exponiendo la situación al Servicio Local en marzo y abril de este año, las que fueron recibidas y timbradas por Puerto Cordillera, pero sin respuesta para los apoderados.

Consultado el caso al Superintendente de Educación, Julián González, indicó que en el sistema no se registran casos de denuncia de ningún apoderado de la Escuela Las Barrancas, ni actualmente ni en el mes de mayo.

Por su parte, desde el Servicio Local Puerto Cordilla, señalaron que “Como Servicio Local nuestro principal interés es resguardar la seguridad y el bienestar de nuestros estudiantes, es por ello que se han activado todos los protocolos establecidos para esclarecer los hechos y determinar las responsabilidades”.

Reacción de la DC

Al no querer entregar su declaración de los hechos, ni responder a las acusaciones vertidas por los apoderados, se consultó al mismo Diputado Matías Walker su relación con la directora de la escuela y el “supuesto” discurso sobre estar protegida por el partido, lo que el parlamentario rechazó profundamente, indicando que a penas la conocía.

“Yo no le he entregado mi apoyo alguno a esta directora y si ha estado utilizando mi nombre lo ha hecho sin mi autorización. Son acusaciones muy serias que tienen que ser investigadas por el Servicio Local Puerto Cordillera y la Superintendencia de Educación” manifestó Walker.

Rechazo que también entregó la Presidenta Regional de la DC, Daniela Velásquez, quien confirmó la militancia activa de la directora (de acuerdo al último padrón) y señaló que a la Democracia Cristiana no han llegado denuncias de apoderados ni ciudadanos respecto al tema y que el partido no avala esas prácticas de ningún militante ni participante, ya sea autoridad, tenga algún cargo o no.

“Si existen denuncias que puedan avalar o justificar lo que dicen los apoderados o las familias de la comunidad educativa del colegio Las Barrancas, que se hagan las denuncias formales al Servicio Local Puerto Cordillera para que exista persecución jurídica al respecto y para que se busquen los responsables. Si el partido Demócrata Cristiano tiene que aportar en algo, yo estoy a disposición de eso porque no puede ser que el partido se vea involucrado en temas tan sensibles como la educación escolar de niños y niñas de Coquimbo”.

Ocultación de información en accidente

De acuerdo al testimonio de los apoderados, el menor que cayó al pozo de más de 10 metros el pasado 21 de noviembre en el sector, era un alumno de la escuela que estaba en Educación Física sin autorización de sus padres. 

Aseguran que la encargada se “lavó las manos”, les ocultó información y no se hizo cargo del problema, traspasándole el caso a Bomberos que auxilió al menor.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital