Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El presidente regional del Colegio Médico, Dr. Rubén Quezada, advirtió que los indicadores de la pandemia son peores que en la primera ola y alertó por el agotamiento de los equipos clínicos. El gremio lamenta el “fracaso” de las medidas de prevención, haciendo un llamado urgente a autoridades y la población.

Un llamado por un mayor apoyo de parte de las autoridades y una alerta a la comunidad para “tomar en serio” el covid-19 realizó este miércoles el Colegio Médico a nivel regional. Esto, ante los preocupantes indicadores epidemiológicos que registra la zona en medio de la segunda ola de la pandemia y por la inminente saturación de la red asistencial. 

El doctor Rubén Quezada, presidente regional del gremio, lideró una conferencia de prensa en la que lamentó “el fracaso de las medidas de prevención” y además entregó palabras de aliento al personal de salud, que se encuentra combatiendo contra la crisis sanitaria en los hospitales en “condiciones desmejoradas”.

“Hacemos un llamado a cada uno de nuestros compañeros de trabajo a mantenerse firmes. Aun cuando los contagios disminuyan relativamente desde hoy en adelante, nuestra red asistencial va a tardar en recuperarse, por lo mismo necesitamos el esfuerzo de cada uno de ustedes en ese minuto, en el que hemos visto que, lamentablemente, ha sido sobrepasada la prevención y nos encontramos tratando de reducir los daños”, sostuvo el médico.

Según expuso el Colmed, durante las primeras seis semanas del 2021 se han confirmado cerda de 4.500 nuevos casos de covid-19, lo que muestra que los contagios se han triplicado, pasando de una incidencia de 5 por cada 100 mil habitantes a los 16. La tasa de activos, por otro lado, aumentó de los 10 -en la cuarentena de 2020- a los 100 por cada 100.00 habitantes.

Quezada indicó que la saturación de la red “puede generar errores de un equipo cansado y sobrepasado”, por lo que llamó a la comunidad “a tomar en serio esta enfermedad, fomentar el autocuidado y prevenir los contagios, porque ya hemos visto que desde la autoridad las medidas no han sido suficientes”.

CUARENTENA SERÍA TARDÍA



El dirigente gremial lamentó que no se haya decretado nuevamente una cuarentena y advirtió que la situación es tan complicada que “si fuese decretada, sería tardía” (…). Nosotros hemos advertido desde el inicio del verano que una alta movilidad se va a traducir en un alto nivel de contagio” y este, a su vez, “se va a traducir en pacientes graves”, advirtió.

“Estamos en un momento en el cual nuestra red asistencial ya está mostrando signos de agotamiento y por eso requerimos la ayuda extrema de las autoridades. (…) Lamentablemente la estrategia ha sido más de mitigar el daño y poder ofrecer camas críticas a quienes lo necesiten, pero se ha avanzado muy poco en poder prevenir los contagios, en reducir la movilidad”, añadió.

Pese a que reconoció que “hemos trabajado con la autoridad”, Quezada afirmó que “lamentablemente nuestras sugerencias no han sido escuchadas” e indicó que “por lo mismo, hoy estamos viendo las consecuencias de las decisiones tomadas y estamos realizando un llamado desesperado de ayuda”.

“Es necesario disminuir los contagios, se lo hemos dicho en todos los tonos a la autoridad. Les hemos planteado revisar los permisos de vacaciones, les hemos planteado también limitarlos, disminuir movilidad, generar cuarentena, pero lamentablemente no ha ocurrido esto y ahora vemos las consecuencias”, agregó. 

REFUERZO DE CAMAS Y CONDICIONES PRECARIAS



El profesional también se refirió a los refuerzos de la red asistencial, recordando que esta aumentó de una capacidad basal de 22 camas UCI a las 85 durante la primera ola, lo que permitió enfrentar los momentos más duros en 2020. “Existían dispositivos como el hospital de Contingencia de Ovalle, en el cual también podían aumentarse las camas con los espacios pertinentes”, dijo.

Sin embargo, señaló ese número disminuyó pasando el primer peak y pese a que ahora se volvió a la dotación máxima, esto “se ha hecho a expensas de camas en distintos servicios clínicos, con personal que no se ha podido recontratar y que está mucho más cansado que durante la primera ola”. En ese sentido indicó que “las condiciones en las cuales actualmente nos encontramos atendiendo no son óptimas para poder otorgar un servicio como nos gustaría”.

Por otro lado, señaló que existe falta de personal y pese a los esfuerzos conjuntos con el Servicio de Salud, los cupos no se han llenado. Ante esto, indicó que hay personas que “no están dispuestas a volver por las condiciones en las cuales tuvieron que realizar su labor y por cómo fueron tratados después de haber sido servidores frente a esta pandemia”.

SERVICIO DE SALUD ASEGURA ATENCIÓN



Tras las declaraciones del Colmed, el director (S) del Servicio de Salud Coquimbo, Edgardo González, recordó que la red asistencial “es el último lugar donde se da la pelea contra el covid-19” y llamó a “continuar manteniendo las medidas de autocuidado y no relajarse frente al virus”. 

González reconoció el trabajo del personal de salud y afirmó que el refuerzo de la red, que hoy llega a las 87 camas UCI, “nos ha permitido dar respuesta las necesidades clínicas que trae consigo la pandemia y responder a la demanda de nuestros pacientes”. Esto, sumado a la habilitación de la UTI en el Hospital de Illapel y el fortalecimiento de la hospitalización domiciliaria, entre otras acciones, ha servido para enfrentar “una emergencia sanitaria nunca antes vista”.

Finalmente, González aseguró que “en nuestra región no va a quedar nadie sin atención, sin una cama crítica”. Sin embargo, destacó que “ninguna estrategia va a ser suficiente su no frenamos juntos los contagios”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X