• Del rebaño de unas 200 cabras, al menos 25 habrían muerto por una posible intoxicación en el sector La Silleta.
Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Una situación inusual denunció el criancero David Bohórquez, luego de que su rebaño recorriera las inmediaciones del Río Limarí la tarde de este miércoles. Entre 25 y 30 cabras fallecieron intoxicadas, y muchas otras mostraron signos de debilidad.

Por Roberto Rivas Suárez – El Ovallino

Un recorrido habitual por los bosques de La Chimba, a la altura del sector La Silleta de Ovalle, se transformó en uno de los episodios más difíciles que les ha tocado vivir a la familia Bohórquez en su vida como crianceros de varias generaciones.

No terminaban de regresar del pastoreo de la tarde del miércoles cuando varios de sus animales presentaban síntomas de intoxicación, desorientación y debilidad. Al menos unas seis no alcanzaron a regresar al predio que tiene la familia arrendado en el sector, y murieron en el margen del río o en el camino de regreso.

Durante la noche y la madrugada del jueves el escenario seguía siendo dantesco. El balido de varias de las cabras y “padrotes” boqueando en el suelo demostraban una posible intoxicación colectiva. El rebaño, inicialmente de unas 200 cabezas de ganado, se reducía lentamente y al final de la tarde del jueves contabilizaban entre 25 y 30 las cabras que habrían fallecido.

David Bohórquez, uno de los pastores y vocero de su familia, explicó a El Ovallino que nunca habían vivido algo parecido.

“En la tarde, pasadas las 4.00 de la tarde, el ganado hizo un recorrido de pastoreo, que es normal, se fueron al río a tomar agua y morder arbustos y pastos de la zona, y en un lapso de unas dos o tres horas llegaron envenenadas”, acusó Bohórquez.

Funcionarios del SAG retiraron muestras de algunos de los animales para iniciar el análisis técnico y dar con las causas de la mortandad.

La familia es oriunda de Las Ramadas de Tulahuén, en Monte Patria, pero por sus labores, se encuentran en el predio ovallino desde hace dos meses.

“Después que las trajimos (del río) empezaron a fallecer una tras otra. Hasta ahora llevamos más de 20 animales muertos. A cada rato cae uno, otros se notan enfermos”, indico mientras varios de sus animales yacían débiles en el suelo, y otra cabra café, visiblemente desorientada, buscaba un lugar para echarse.

Bohórquez acusó un posible envenenamiento del ganado, sin descartar que fuera por el agua del río o algún pesticida que se habría derramado en la zona.

“Posiblemente sea un pesticida que le ponen a los conejos para que no entren a las cosechas, o algo en el agua del río, pero afectó muy feo a las cabras. En el rebaño tenemos puras cabras preñadas, y apenas unos 10 padrotes, y ahora están muy débiles”, indicó.

Aseguró que nunca había sufrido una situación similar, siendo lo más cercano a ello el malestar de alguna cabra por consumir algún pasto tóxico, pero nunca con consecuencias que abarcaran a varios animales.

Investigación correspondiente

Durante la mañana, un equipo de funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero llegó hasta el lugar para buscar algunas muestras e iniciar una investigación al respecto.

“Efectivamente, nos llegó una denuncia por la muerte de animales correspondiente a ganado caprino, por lo que funcionarios del SAG fueron hasta el sector de La Silleta, en la comuna de Ovalle, para efectuar la inspección clínica de los animales y, además, tomar muestras ya que cuya causa probable de muerte es intoxicación. Para confirmarlo, se tomaron muestras de sangre y tejido para análisis y determinar si existe algún tipo de intoxicación por órganos fosforados y /o metales pesados”, indicó el Jefe de Sector Limarí del SAG, Fernando Robles.

Lenta recuperación

Tras una visita y evaluación del veterinario Patricio Roco, y la aplicación de algunos medicamentos, los crianceros refirieron que cesó la mortandad, y que las cabras que estaban débiles comenzaban a recuperar su fuerza. Para el final de la tarde ya no habría muerto ni una más, y comenzaban las labores para deshacerse de manera segura de las que habían fallecido.

Una investigación seria

La representante de la Organización Protectora de Animales San Francisco de Asís de Ovalle, Cecilia Castro Moreno, se acercó al lugar a prestar su solidaridad y gestiones a la familia, y a solicitar una investigación aguda de lo sucedido.

“Al comunicarnos con la familia, dueños del ganado, pedimos que la investigación sea rápida para ver si lo que afectó fue el agua, el pasto, o si hay intervención de otras personas. Si la causa fue el agua, hay muchos más animales que corren riesgo porque se abastecen muchos animales del río hacia abajo. Si fue por el pasto que consumieron, entramos en otra complicación, porque hablaríamos de un particular que provocó el daño”, acusó Castro.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X