• Una compleja situación se vivió en el concejo municipal en medio de la discusión de concejales. Falta de respeto que se da en diversas ocasiones según señala parte del cuerpo colegiado.
Crédito fotografía: 
El Día
En medio de la votación de un punto del concejo, se inició una discusión que terminó en fuertes frases y la calificación de "delincuente" por parte de Mario Burlé contra Roxana Zambra.

Una tensa sesión de concejo municipal se vivió este miércoles en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso de Coquimbo. Esto luego de la fuerte discusión entre la concejala Roxana Zambra (PPD) y su par, Mario Burlé (UDI) que terminó en gritos entre ambos y con este último calificando a Zambra de “delincuente”.

La concejala explica que en medio de la sesión y cuando se discutía la indemnización por una funcionaria despedida el año pasado, se ausentó por unos minutos para ir al baño y cuando llegó solicitó poder emitir su voto que era de rechazo. Fue en ese momento que comenzó la discusión.

“Todas las opiniones deben ser respetadas en el concejo. El me trató de delincuente y yo obviamente reaccioné y le respondí que es un roto, porque considero que tratar a una mujer de esa forma, en un concejo municipal en el que hay autoridades, una reunión solemne, no corresponde”.

“Cada vez que hago una intervención, minimiza y menoscaba mi opinión, la trata como poco válida. Dentro  del concejo mi voto vale lo mismo que los otros y exijo respeto”. Roxana Zambra, concejala de Coquimbo

Agrega que “desde que asumí siempre he sentido como mujer un menoscabo del señor Burlé”, un ataque constante al que no le encuentra causa y aunque “traté de bajarle el perfil, yo estoy cansada de eso, de callar”.

Es por ello que analiza la situación y conversará con sus asesores, la posibilidad de, “si es que es procedente”, querellarse por injurias y calumnias.

Acción a la que tiene derecho según las palabras del propio Mario Burlé, quien lamenta lo sucedido y pide disculpas públicas. Incluso después de la sesión, ha tratado de llamar a Zambra, pero no ha tenido respuesta.

“A Roxana le tengo gran respeto como a todos los concejales. Lamentablemente  el fragor de la discusión que se da en el concejo caldean los ánimos, pero jamás ha sido mi intención ofender a nadie, menos a una dama”, Mario Burlé, concejal de Coquimbo.

Burlé justifica su actuar explicando que la discusión de los concejos “caldean los ánimos, pero no ha sido mi intención ofender a nadie, menos a una dama”. Asegura que respeta la labor de la concejala y que han trabajado muy bien en las comisiones, valorando incluso sus opiniones.

“Yo la llamé para pedirle disculpas, pero no logré contactarme con ella. Es lamentable y pido las disculpas del caso. A veces se dan estas cosas, en un tema bastante álgido en que habían posiciones encontradas y a veces la lengua es más rápida que el pensamiento”.

El concejal señala  “que indudablemente fue un error” llamarla delincuente y pide "las disculpas del caso”. Agrega que se debe seguir adelante y “esto nos enseña que hay que pensar antes de hablar”.

RESPETAR LAS OPINIONES

Esta discusión no es la primera que se da en el concejo. El año 2017, Roxana Zambra ya acusó maltrato, incluso de parte del propio alcalde, ante una opinión emitida y por lo cual el edil pidió disculpas.

Es que a pesar que se hacen llamados por mantener la unidad en el concejo en los medios de comunicación, incluso por el propio Mario Burlé, es claro que existe división y las acciones y dichos de  concejales y participantes de las sesiones  son motivo de cuestionamiento. Así pareciera, que aun cuando cambiaron los rostros, las discusiones son similares a las ocurridas en los años que Oscar Pereira dirigía la comuna y presidia un concejo, más mediáticamente conocido por sus polémicas discusiones que por sus acuerdos.

Así lo manifiesta el concejal Guido Hernández quien lamenta lo ocurrido y manifiesta que situaciones como estas se han dado en reiteradas ocasiones, quizás no tan violentas, pero sí “faltas de respeto ante las opiniones y posiciones de los colegas, especialmente en temas polémicos, pero lo importante es respetar que no pensamos igual”.

“Esto lo vamos a conversar de forma interna con los concejales involucrados. Esto no puede suceder en un concejo”. Alejandro Campusano, concejal de Coquimbo.

Condenando la situación, el concejal Alejandro Campusano quien presidió este miércoles el concejo municipal, indicó que conversará internamente con los involucrados para que hechos como estos no vuelvan a ocurrir.

“Hay personas que están presentes en el concejo, dirigentes  sociales o funcionarios y cuando hay diferencias entre las personas, los políticos somos  apasionados, y a veces esto se nos escapa de las manos”, añade Campusano.

Por su parte, el concejal Fernando Viveros califica como un “error” de ambos lo sucedido en el concejo, pero sabe que muchas veces “la pasión con la que se vive estas sesiones te lleva a hablar cosas que están demás”.

Todos coinciden en que se debe conversar sobre la situación y llegar a acuerdos para que hechos de este tipo no se repitan en una sesión cuyo foco es el desarrollo de la comuna.5202i

“El problema es cuando las diferencias políticas pasan a ataques personales, porque lo único que hacen es empañar el funcionamiento del concejo”. Guido Hernández, concejal de Coquimbo.

 

 

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X