Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
No será en el corto plazo, sino cuando las condiciones sanitarias lo permitan, sin embargo no han querido desaprovechar el tiempo y en estos meses han estado creando e implementando diversos protocolos sanitarios y de seguridad para cuando los menores retornen a clases presenciales.

La vuelta a clases presenciales en el contexto actual ha sido un tema de preocupación, no solo en Chile, sino en todo el mundo, puesto que hacerlo sin los cuidados y protocolos sanitarios, podría significar rebrotes de la enfermedad, tal como ocurrió en países como Israel, Alemania o China.

En el país, particularmente en la región de Coquimbo, aun no existe una fecha establecida de retorno presencial, ya que éste se realizará cuando la situación epidemiológica esté en control y no haya mayor riesgo para los estudiantes y sus familias.

Sin embargo, pese a eso, existen establecimientos que han estado evaluando qué medidas aplicar o qué cambios deberán realizar en términos de infraestructura, distanciamiento físico, higiene, horarios, aforo en salas, entre otros aspectos.

Desde el Colegio Serena, su subdirectora administrativa, Marcela Amigo, explicó que con esta pandemia ya no solo se regirán por los lineamientos del Ministerio de Educación, sino que también por la Autoridad Sanitaria, por lo que estaban a la espera de la información oficial del reglamento para realizar las modificaciones que se requieran.

“Estamos en proceso de ver cómo vamos a funcionar, en los horarios, distribución de las salas, estamos en conversación, viendo las jornadas, si es necesario o no separarlas, estamos en ese proceso”, precisó.

Indicó que el establecimiento se caracterizaba por ser pequeño y con un número de estudiantes de entre 15 y 25 por curso en salas disponibles para 30 personas y con un curso por nivel, por lo que se podría mantener sin mayor intervención la distancia de 1,5 metros entre alumnos.

Por otro lado, desde el Colegio Águila Mayor su rectora, Ivonne Pavez, expresó que se estaban preparando en varios aspectos.

“Primero estableciendo protocolos que uno tiene que tener, tanto del ingreso de los niños como de los apoderados, claramente los niños tienen que venir con su mascarilla, la hora de almuerzo y recreos se van a planificar con horarios diferidos”.

Añadió que las aulas del recinto eran amplias, de 45 m2, por lo que el distanciamiento físico era posible sin inconvenientes y no sería necesario dividir los cursos en grupo, ya que por su proyecto educativo de enfoque más personalizado, contaban con 15 a 20 estudiantes por sala.

“Nosotros tenemos preparadas todas las señaléticas, para que al momento de que nos digan que vamos a empezar, las instalamos. Además de dispensadores de alcohol gel en todas las salas”, agregó.

Por otro lado, explicó que como colegio se encontraban elaborando un plan de contención emocional con psicólogas y profesionales del área con el objetivo de ayudar a los menores así como docentes, en el proceso de adaptación y de retorno a clases.

Marcelo Flores, director de administración y finanzas del Colegio Alemán contó que la primera medida adoptada en el establecimiento había sido la instalación de dispensadores de alcohol gel, no solo en salas, sino que en todas las dependencias del colegio.

Asimismo, separaron el mobiliario en las aulas respetando un metro y medio entre cada estudiante y el resto de mesas y sillas sobrante fue sacado de las salas para comodidad de los alumnos y los docentes.

Para los casos donde se utilice la modalidad virtual y presencial en conjunto, Flores señaló que en las salas se había acomodado la cámara frente a la pizarra, de tal forma que los asistentes presenciales y quienes estén desde sus casas con su computador, puedan acceder sin problemas a la clase.

Además, como colegio adquirieron un número importante de termómetros digitales con el objetivo de que la enfermería del establecimiento realizara la toma de temperatura a toda la comunidad educativa de forma diaria.

Respecto a un plan de contención emocional, precisó que desde ya hace unos meses la Dirección de Formación del colegio, integrado por un equipo multidisciplinario de profesionales, ha estado trabajando esa área, tanto para los alumnos como para los profesores, administrativos y toda la comunidad educativa.

Desde el Mineduc indicaron que con el fin de apoyar y orientar a los establecimientos respecto a las medidas que debían incorporar habían puesto a disposición un Protocolo de Limpieza y desinfección de establecimientos educacionales, Inducción a docentes y asistentes de la educación, Kit sanitario inicial, así como Pasos de actuación frente a un caso sospechoso o confirmado de Covid-19.

“La clave del trabajo con las comunidades educativas ha sido la seguridad, ya que nuestro principal objetivo es resguardar el bienestar integral de los estudiantes. Por lo mismo, con lo que hemos trabajado con los establecimientos para volver a clases presenciales es justamente para estar preparados. Aquí nadie está obligando a nadie a volver, pero debemos estar preparados para cuando se den las condiciones sanitarias. Nada reemplaza a la sala de clases y esta pandemia está produciendo un desastre generacional en todo el mundo, por lo que resulta esencial encontrar un equilibrio entre los riesgos para la salud y los riesgos para la educación”, señaló el Seremi de Educación, Claudio Oyarzún.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X