Crédito fotografía: 
Cedida
Los padres de Katy Winter dictarán la charla “Yo elijo salvar” hoy a las 11:00 horas, en el liceo Gregorio Cordovez de La Serena.

El 23 de mayo del año pasado la joven Katherine Winter decidió acabar con su vida. La decisión la tomó tras sufrir mensajes agresivos en el grupo de Facebook formado por alumnos del colegio Nido de Águilas al que asistía. La muerte de la joven reveló una realidad que hasta entonces poco se había abordado: el ciberacoso, el bulliying y la violencia a la que se ven expuestos los niños.

La familia de la menor decidió entonces abordar su partida mediante la creación de la Fundación Katy Summer, el nombre que había adoptado como cantante, como una forma de promover “los valores y que todo sueño se puede alcanzar”

Con motivo de las actividades del mes de la juventud, el INJUV desarrollará la charla se sensibilización  “Yo elijo salvar” que dictarán los padres de la menor.

Ciberbullying

Emanuel Pacheco, padrastro de Katy  Summer señala que durante este período han podido conocer los altos niveles de bulliying que viven los alumnos.

Según cifras del INJUV, en 2017 el 61 % de los niños declaró ser víctima de maltrato y Pacheco recuerda que  el 21% de todos los alumnos ha sufrido ciberbullying.

“Es la realidad que es. Lastimosamente el bullying es un fenómeno social, no es algo particular de ciertas personas o de cierto nivel socioeconómico. Es algo que ocurre cuando hay más de 3 personas y no quiere sentirse asilado y para no sentirse aislado opta por agredir a otro”, explica.

“Es un mecanismo de defensa personal o puede ser por algún nivel de sufrimiento que está viviendo alguna personas en otro espacio: que se sienta acosado, abusado en otro espacio y siente la necesidad de también compartir su dolor agrediendo a otra persona”.

Por esta razón indica que pese a que se tiende a culpar al agresor, no hay conciencia de que tanto el victimario como la víctima están siendo agredidas en alguna instancia y se debe trabajar en eso, particularmente en potenciar el rol de los testigos en las comunidades escolares.

 “Hay que potenciar el rol del testigo- aquellas personas que están viendo cuando alguien está siendo violentado, cuando alguien se está victimizando- para que deje de minimizar y normalizar esos episodios como cosas comunes y corrientes en los colegios o en la vida, y empezar a levantar esa necesidad de denunciarlo y poder generar ayuda”.

Trabajo por separado

Pacheco explica que también están trabajando para que los establecimientos educaciones generen instancia de acogida a las víctimas y se mantengan conversaciones.

“No somos amigos de la mediación, somos amigos de conversaciones separadas.  Tener conversaciones con el victimario para que entienda porqué está haciendo daño, para poder ayudarlo y contenerlo”.

En el caso de la víctima, “que entienda que no es culpa de ella y no tiene que cambiar nada. Tiene que conocerse, aceptarse y quererse y que al final la resiliencia es lo más importante. Hay una frase de Ernest Hemingwayque “el mundo nos rompe a todos y algunos se hacen más fuertes en los lugares rotos”, entonces hay que ayudar a esas víctimas a obtener fortaleza y resiliencia de ese dolor que están sufriendo y no atacar a otro y atacarse a sí mismos”.

Fundación

Respecto al trabajo de la Fundación, detalla que están trabajando en sensibilizar a las comunidades educativas sobre estos temas.

“Hay algo que mucha gente no entiende, cuando perdimos a Katy, la comunidad en que estábamos insertos inmediatamente trataron de culparnos a nosotros y culpar a Katy de lo que había pasado y no tener una capacidad de autoreferencia y autocrítica, de poder darse cuenta en que fallamos todos y nos dimos cuenta en la falta de sensibilización que hay con la prevención del suicidio, la falta de necesidad de hablar, la poca consistencia y conocimiento que hay”.

De la misma forma, están trabajando en contener, acompañar y guiar a personas que estén sufriendo bulliying, tanto en lo sicológico como en el proceso de denuncia.

 “Estamos en la campaña de mostrar que el bulliying no es aceptable y aunque los adultos lo hayamos sobrevivido no significa que esté bien. Desde el 2017 es un delito el trato degradante hacia menores de edad y tenemos que empezar a reforzar ese derecho que tienen los menores de edad  a tener una escolaridad tranquila y enfocada en aprender”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X