• El parlamentario indicó que el eventual cambio podría generar un impacto positivo en los rubros que han sido afectados por la pandemia.
Crédito fotografía: 
Cedida
Con dicha medida, el parlamentario aseguró que habría seis fines de semana largos adicionales durante el próximo año, lo que ayudaría a la reactivación de sectores gravemente afectados por la pandemia, como el gastronómico y el hotelero.

Consciente del impacto que ha provocado la pandemia por el coronavirus en el turismo nacional, el diputado Juan M. Fuenzalida destacó el proyecto de ley presentado por su par, Renzo Trisotti, que busca como objetivo que todos los feriados del próximo año se celebren un día lunes o viernes, de tal manera de fomentar los viajes recreacionales en el interior del país, en especial en regiones turísticas.

“Los graves efectos que ha traído la emergencia sanitaria nos obliga a planificar desde ya medidas de reactivación para el corto y mediano plazo, y una de esas puede ser trasladando todos los festivos de 2021 para los lunes o viernes. Con ello, aumentarían los fines de semana largos y, por consiguiente, estaríamos fomentando el turismo interno dentro de Chile potenciando las visitas a regiones que tienen un alto interés turístico, como Tarapacá, Coquimbo o Valparaíso”, explicó.

En concreto, el diputado UDI precisó que, de los 15 feriados programados para el próximo año, sólo siete caen un lunes o viernes, por lo que de aprobar el proyecto de ley automáticamente ocho festivos pasarían a celebrarse en un día hábil, lo que se traduciría en seis fines de semana largos adicionales.

“Los graves efectos que ha traído la emergencia sanitaria nos obliga a planificar desde ya medidas de reactivación para el corto y mediano plazo”

“Por ejemplo, el Día del Trabajador, que cae el sábado 1 de mayo, perfectamente podríamos trasladarlo para el viernes 30 de abril. Para Fiestas Patrias, en vez de mantener el sábado 18 de septiembre como feriado podríamos agregar también el viernes 17. O la celebración de Navidad, que también es un sábado (25 de diciembre), podríamos establecer como festivo el viernes 24 de diciembre. Así como esos hay ocho casos de festivos que por calendario caen a mitad de semana o un sábado o domingo, y que podrían correrse -sólo por el próximo año- como una forma de ayudar a la reactivación del país, potenciando el transporte, gastronomía, hotelería y cultura”, insistió.

Y si bien Fuenzalida reconoció que el aumento de feriados en días hábiles puede tener un impacto en algunos sectores de la economía nacional, aseguró que en el turismo interno también puede provocar un efecto muy positivo, beneficiando directamente a los rubros gastronómicos, hoteleros y a miles de medianas y pequeñas empresas que dependen de esta actividad, duramente afectadas en los últimos meses, pero todo dependerá de la evolución de la pandemia como también si  las condiciones son las óptimas frente a este problema sanitario que ha afectado gravemente al país.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día