Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Si bien la situación se complicó desde el 18 de octubre de 2019, la coyuntura les ha puesto nuevos desafíos: una variación en la cantidad de público que circula por las calles y una cierta “desconfianza” por adquirir el alimento por excelencia en las mesas de los chilenos. Sin embargo, admiten un mayor consumo en los productos “dulces”.

No cabe duda que uno de los lugares predilectos por quienes gustan de los “placeres de la vida” son las panaderías, donde además de encontrar el alimento esencial por excelencia -el pan en sus más diversas variantes- también hay otros productos que son el disfrute de los consumidores.

Sin embargo, el estallido social por un lado y luego la pandemia, colocaron en entredicho su funcionamiento y por consiguiente, el interés en acercarse a estos recintos, especialmente para comprar pan.

Diario El Día visitó tres panaderías tradicionales de La Serena para conocer el efecto de estos años convulsionados en la venta de un alimento que para muchos es considerado como esencial e infaltable en la mesa de los chilenos. 

En efecto, el Boletín de los Consumidores de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) del Ministerio de Agricultura, ha destacado que el consumo de pan en Chile llega a una media de 98 kilos per cápita anual, siendo el segundo país que más degusta este producto en el mundo detrás de Turquía.

REALIDADES DISTINTAS



Delicias Mayvel, cuya casa matriz se encuentra en calle Los Perales y que posee una sucursal en calle Balmaceda, en La Serena, ha vivido una situación  contradictoria. Si bien señalan que la venta de productos dulces, que son su verdadero plus, se ha mantenido en un muy buen promedio debido a la pandemia, la venta específica de pan ha tenido algunos vaivenes. 

Una de sus encargadas nos comentaba que la venta de pan fluctúa dependiendo de la fecha. “Cuando es quincena o fin de mes aumenta significativamente. En términos generales no hemos notado una baja en la venta de pan, más bien un estancamiento”, subrayó, destacando que el precio del kilo de pan llega en la actualidad a 1.490 pesos en promedio.

Cabe destacar que el pan de Mayvel se prepara en la casa matriz, de calle Los Perales, donde se distribuye a su sucursal. “La mayor preferencia del público está en nuestros productos dulces y en otros, como empanadas y chaparritas”, nos confidenciaron.

ENDULZAR LA VIDA



Otra de las panaderías tradicionales en la capital regional es Panitalia, ubicada en Balmaceda 560. Más de 30 años de historia la avalan, y a toda hora ingresa público interesado en buscar sus delicias.

Sin embargo, conversando con sus dependientes, nos aseguraron que la venta de pan ha sufrido una significativa baja, más de un 40%, por lo que han debido optar incluso por la venta de pan congelado. 

“Creemos que pasa un poco por los temores de la pandemia, lo que ha generado algo de desconfianza en nuestros clientes. Además, estamos en un punto donde el acceso es complicado y hay mucho movimiento comercial y de ambulantes, lo que consideramos también ha incidido”, argumentaron.

  Sin embargo, aseguraron “que lo que no disminuye, más bien todo lo contrario, son los productos dulces. Creo, sinceramente, que el gran estrés que está viviendo la gente en el contexto de pandemia, ha aumentado la ansiedad en las personas, lo que favorece que adquieran toda esa variedad, sobre todo en pastelería. Incluso, nos hemos dedicado a la venta de pasteles de choclo y humitas, lo que ha sido un éxito”,  aseguraron.

CON MAYOR DIFICULTAD



La panadería “Los Griegos” es otra de las emblemáticas de la región, con locales en Coquimbo y La Serena. Nos acercamos a la sucursal de la capital regional, en la avenida Francisco de Aguirre 314, y nos confesaron que han pasado “por todo”.

En 2019, con el estallido social, vieron dificultado su funcionamiento. Y en 2020, la pandemia les puso nuevas dificultades, cuyo punto más bajo estuvo durante la cuarentena.

Debido a la disposiciones sanitarias, en los últimos meses sólo han podido vender pan corriente. La ventas tuvieron un repunte desde noviembre a la fecha, llegando a su peak durante el verano, producto de la llegada de turistas. La pastelería también ha logrado muy buenos resultados en este tiempo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X