Crédito fotografía: 
El Día
Durante el foro Voces Al Día, el presidente regional del gremialismo, Óscar Tapia, aseguró que las indicaciones de paridad de género y escaños reservados en el proceso constituyente –las que fueron rechazadas durante la tarde- no estaban dentro del acuerdo suscrito el 15 de noviembre, por lo que no debían aprobarse, lo que fue respaldado por la ex Gobernadora Daniela Norambuena. Desde Convergencia Social, su vocero José Fuentes y desde la CUT, el presidente provincial de Elqui, Jaime Ramírez, coincidieron en que el contexto social ameritaba garantizar desde ya la participación femenina.

Dos meses desde que comenzó el estallido social se cumplieron durante la jornada de ayer. En este escenario, se llevó a cabo una nueva edición del foro Voces Al Día donde diversos actores sociales y políticos, buscan una salida a la crisis. En la oportunidad, el programa contó con la presencia de la ex Gobernadora de la Provincia de Elqui, Daniela Norambuena; el presidente regional de la UDI, Óscar Tapia; el vocero de Convergencia Social, José Fuentes, y el presidente de la CUT Provincial Elqui, Jaime Ramírez. 

Los temas tratados en el debate cruzaron toda la contingencia, pero sin duda fue el proceso constituyente y sus indicaciones, además de la situación actual del movimiento los que generaron mayor controversia. 

¿VIOLENCIA JUSTIFICADA? 

Fue Jaime Ramírez, de la CUT, quien primero tomó la palabra. El dirigente, quien lleva 30 años en el gremio hizo un balance de los dos meses en que la gente comenzó a manifestarse y valoró positivamente este “despertar” de la ciudadanía.

“La gente se ha manifestado con alegría, con fuerza, energía y convicción. Además, se ha entendido que lo fundamental para cambiar la situación actual no es cambiarle un artículo al código del trabajo o hacerle una modificación a la ley de pensiones, aquí lo que se requiere es un cambio constitucional, y es lo que mayoritariamente la gente pedía en las calles. A partir de eso podemos comenzar a construir algo”, aseguró. 

Respecto a los actos de violencia que se tomaron las últimas manifestaciones masivas, precisó que eran negativos, pero también sostuvo que si no hubiese sido por los actos violentos, las autoridades jamás habrían escuchado las demandas que la gente estaba exigiendo.

“Hubo un desorden en las manifestaciones, pero nosotros también tenemos claro que lamentablemente, tal como se han preguntado otros, si no se hubiesen quemado las estaciones del metro, si no se hubiesen quemado los supermercados, ¿habría el Gobierno escuchado?, ¿habría la clase política dado cuenta de lo que estaba pasando en las calles cuando las organizaciones nos venimos manifestando hace tanto tiempo? Entonces, si no es por eso, no hay respuesta”, puntualizó el dirigente de los trabajadores. 

El vocero de Convergencia Social, José Fuentes, coincidió y aseveró que de no haber sido por los primeros hechos de violencia, no se habrían podido hacer escuchar.

“Fue luego de esos hechos que los ministros y el presidente consideraron la importancia de discutir estos temas. Se dieron cuenta que la gente estaba enojada, que la gente quería cambios, que nadie estaba contento con el sistema de salud, educación, pensiones. Entonces creo que fue súper importante el despertar violento dentro de todo esto, porque al final dentro de esa violencia, lo que explotó fue el amor, fue la empatía por parte de las personas que fueron capaces de sentir el dolor de otros”, indicó. 

Óscar Tapia, presidente regional de la UDI, se mostró impresionado y molesto con las aseveraciones tanto de Ramírez como Fuentes, ya que eran tendientes a justificar la violencia.

“Me deja preocupado lo que escucho, porque no se puede justificar la violencia de ningún tipo, venga de donde venga. Eso, a lo único que nos va a llevar es a más violencia, porque es el uso de esa violencia lo que ha llevado incluso a que algunas personas deslegitimen muchos de los puntos por los cuales está luchando este movimiento social”, expresó Tapia. 

Un llamado de atención

Respecto a su balance de los dos meses, Tapia enfatizó que esto implicaba un gran llamado de atención para la clase política.

“Y aquí entramos todos, los políticos de derecha, de centro y de izquierda. Ha habido algunos personajes de izquierda que han tratado infructuosamente de hacer suyo este movimiento, como el PC, el diputado Daniel Núñez, que han tratado de aprovecharse políticamente de esto pero han fracasado. Por tanto, hablar de que la violencia sirvió para esto es un error, eso nos tiene que avergonzar, porque hay gente que ha fallecido y eso no puede volver a ocurrir en este país. Sí, es necesario que como clase política nos pongamos las pilas y sintonicemos con lo que se está pidiendo”, indicó el dirigente gremialista. 

Por su parte la ex Gobernadora, Daniela Norambuena, quien hoy es secretaria Ejecutiva de la SAN (Sociedad Agrícola del Norte) quiso aterrizar el tema, y puso el acento en que primero había que cuidar la institucionalidad y la democracia.

“Creo que en el marco de todo este escenario político y social eso es fundamental. Además, creo en el rol fundamental que jugamos los gremios, y nosotros como sector agrícola a través de una institucionalidad denominada multigremial, donde queremos auto convocarnos, para entregarle también a la clase política, a las autoridades regionales y nacionales, el cómo hoy día podemos conducir nuestro país, hacia las mejoras sociales”, precisó. 

La réplica

Ramírez, de la CUT, replicó al presidente de la UDI, y aseguró que no estaba justificando la violencia, sino que sólo hacía la salvedad de que “sin ella, el Gobierno no hubiera escuchado. Nosotros marchábamos e incluso lo veían como algo simpático, pero nunca ponían atención a lo que había detrás de las manifestaciones. Si nos acusan de que estamos justificando la violencia, es porque no nos estamos entendiendo”, indicó.

Eso sí, agregó que en muchas de las marchas, si bien existía lumpen y delincuentes, también habrían infiltrados que provocarían los desórdenes. “Eso lo hemos tenido históricamente en nuestras manifestaciones, porque qué pasa cuando se está quemando un hotel, y no hay ningún carabinero a la vista cuando la prefectura está a cinco cuadras, eso es raro”, manifestó. 

Paridad de género

La jornada de ayer estuvo marcada por la discusión en el Congreso de las indicaciones y votación al proyecto de reforma constitucional, como la paridad de género, y los escaños reservados para pueblos originarios e independientes, la cual ya había sido aprobada por la comisión de constitución. 

El mismo debate se trasladó a los estudios de Radio El Día. En ese sentido, quien abrió los fuegos fue el vocero de Convergencia Social, José Fuentes, quien dijo no entender, cómo se podía estar en contra, por ejemplo, de la paridad de género en la participación constituyente, siendo que en Chile, el 51% de la población eran mujeres. “Creo que hay que adecuarse a los tiempos y a los contextos, es importante definir el rol de la mujer en la elaboración de la nueva constitución y que sea equitativo con el de los hombres”, sostuvo Fuentes. 

Consultada directamente, la única mujer del panel, Daniela Norambuena, si estaba de acuerdo con la indicación de paridad de género, manifestó que el rol de la mujer era fundamental, sobre todo en un proceso de  crisis como este, pero que se debía mantener el acuerdo político inicial para poder avanzar y no empezar a entrampar todo introduciendo indicaciones.

“Creo que existe un acuerdo político firmado hace varias semanas atrás y hoy día de nuevo caemos en este rutina donde centramos la discusión en temas más pequeños. Yo creo que tenemos que fijarnos en los grandes acuerdos y finalmente si hoy día existen iniciativas parlamentarias, o de algunos parlamentarios en particular creo que es súper importante que ellos presenten sus proyectos de ley de manera independiente para que eso pueda ser discutido en el parlamento, porque si nos quedamos en lo que a cada uno le gustaría como sector, nunca vamos a llegar a un acuerdo, porque todos tiene divergencias”, enfatizó. 

Respecto al mismo tema, el presidente regional de la UDI, Óscar Tapia enfatizó en lo mismo. “El acuerdo lo suscribimos desde la UDI hasta el Frente Amplio, pero hay sectores de la izquierda que pareciera que no saben lo que firmaron porque ahora lo que quieren hacer es con la letra chica empezar a cambiar detalles, empezar a colocar modificaciones, etc. (…) Nosotros, con el esfuerzo que significó como partido firmar este acuerdo, pusimos el bien del país por delante de los intereses políticos de nuestro partido que son legítimos, pero firmamos y lo que pedimos es que se respete”, manifestó el timonel gremialista, y agregó que esto no tenía que ver con que hubiese un problema en particular contra la paridad de género, sino que, “si se cambia algo ahora, se da pie para que se cambie todo lo demás”. 

Resultados consulta

Respecto a la consulta ciudadana, Jaime Ramírez, valoró los resultados que favorecieron la opción cambiar del cambio constitucional y en específico que esta modificación fuera a través de una asamblea constituyente.

“Es lo que la gente en la calle ha estado buscando, porque junto a la participación femenina y los cupos reservados para los pueblos originarios, es fundamental realizar este cambio y el resultado de la consulta fue categórica y contundente, porque esta constitución no le trajo prosperidad al país, le trajo prosperidad a unos pocos”, sostuvo el dirigente de la CUT, lo que fue respaldado por José Fuentes, de Convergencia Social. 

Desde la UDI, en tanto, Óscar Tapia expresó que el cambio constitucional no era una demanda ciudadana que estuviese instalada desde un principio, sino que fue puesta después en la palestra. “No necesariamente porque cambiemos la constitución va a subir el sueldo mínimo, o van a subir las pensiones. Estas son cosas que se pueden mejorar con reformas (…) Nosotros como UDI, por supuesto que vamos a defender la actual constitución”, manifestó. 

Por su parte, Daniela Norambuena, si bien reconoció que se requerían cambios profundos, expresó que éstos podían realizarse sin cambiar la constitución. “Tiene que existir una profunda reforma en la constitución, y se puede hacer sin cambiarla. No podemos quedarnos en la pequeñez política”, concluyó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X